ENTREVISTA CON NEREA: “El yoga es la vida misma, una forma de vivir consciente y libre"

por Tania Suarez Rodriguez | 14 de Julio de 2018 10:10

Etiquetas: yoga, Hatha yoga, entrevistas, Nerea Esbrit

Hoy os traemos una entrevista de lo más interesante, con una de las profesoras de las clases de Hatha Yoga y de los cursos de formación en Yoga Center Madrid: Nerea Esbrit. Nerea tiene una amplia trayectoria en el mundo del deporte, un mundo de exigencia y su relación con el yoga marcó un antes y un después, un paso de la exigencia a la excelencia. Os invitamos a leer su entrevista, su experiencia es fascinante.

Pregunta.- Vienes de un ambiente deportivo muy exigente y el yoga busca fluir y no forzar el cuerpo. ¿Cómo has conciliado esa visión exigente con lo que persigue o pretende el yoga? ¿Sigue teniendo influencia sobre tu práctica de alguna manera la exigencia anterior?

Respuesta.- Sí, vengo de haber practicado desde los 7 hasta los 16 años gimnasia deportiva de alto rendimiento en el equipo nacional y participando en mundiales, europeos y juegos del Mediterráneo, en un entorno muy exigente, perfeccionista y donde se utiliza el cuerpo para conseguir resultados. Suena duro pero en términos generales es lo que ocurre. Tanto es así que me alejé por completo de ese mundo que tuve que dejar por una lesión mal tratada que terminó en operación y 6 meses de rehabilitación y que me impidió ir a Los Juegos Olímpicos de Seúl. Estuve probando diferentes deportes para estar en forma y sentirme bien, pero nada me convencía, hasta que di con el yoga, y ahí encontré un mundo fascinante, donde al cuerpo se le considera de otra manera, desde el respeto y la amabilidad, y para mi eso fue fundamental. Ahora ya con más de 15 años de práctica de yoga, lo que te puedo decir es que realmente no concilio esa visión exigente, si no que he decidido soltar esa exigencia, no me sienta bien, ni me lleva hacia el bienestar.

P.- Según tu experiencia, ¿se puede ser exigente también en yoga o hay que huir siempre de esa exigencia? ¿Cómo encuentras un equilibrio entre ambos aspectos?

R.- Bueno, huir no sería mi opción, sino más bien mirar esa exigencia de frente, ver qué necesidades está cubriendo y para qué la busco, y en función de lo que observe decidir si quiero seguir siendo exigente o prefiero vivir la vida de otra manera, porque al final para mí el yoga es la vida, es una forma de vivir, con principios y propósitos determinados. Pienso que cuando tratas de evitar algo o lo rechazas, se refuerza, así que más bien lo que he hecho es aceptar esa tendencia mía, hacerme amiga de ella, reconocer lo que me ha aportado hasta ahora y ser consciente de lo que no me hace bien. Es amarla en lugar de rechazarla, y ahí es donde hay encuentro.

P.- ¿Cómo sientes que tu trayectoria como deportista de élite ha marcado o marca tu relación con el yoga?

R.- Pues lo ha marcado bastante, por lo que comentaba antes, en algunos aspectos el deporte de alto rendimiento o élite es lo opuesto a los propósitos del yoga, y yo he tenido la oportunidad de profundizar en ambos universos. Mi experiencia personal con la gimnasia de élite fue de abusos de límites, de graves lesiones, de desconexión de mi cuerpo y mi mente, aprendí a no escuchar al cuerpo, a bloquear o negar las señales que me mandaba, tanto es así que estuve entrenado un año entero con una fisura en el codo, la mente controlaba, utilizaba al cuerpo como a un esclavo. El cuerpo era el siervo de la mente y estaba a merced de la obtención de resultados/medallas. Esa creencia de que para conseguir algo hay que sufrir creo que es muy perjudicial. La meditación y la práctica corporal me han ayudado a conocerme, a observarme y escucharme, a reconectarme, a conectar mi cuerpo y mi mente, a que ambos trabajen juntos, y ver con más claridad mi propósito de vida. Es como que he visto el lado oscuro y eso me permite distinguir claramente la luz. Ha sido un proceso duro porque he sido ahora más consciente de los abusos que suponía esa práctica deportiva a ese nivel. Valoro, agradezco y empleo lo que he aprendido de esa experiencia.

P.- ¿Cómo se pasa de la exigencia a la excelencia?

R.- Estando en contacto con nuestro propósito. Y siendo conscientes de que frecuentemente el precio que pagamos por los resultados es demasiado alto si no hemos disfrutado el camino, que en el camino está la vida más que en el destino.

P.- ¿Cómo conociste el yoga?

R.-Pues después de abandonar el deporte por completo, con los años me sentía como que me faltaba algo y buscaba algún tipo de ejercicio físico con el que me encontrase mejor, pudiese practicarlo regularmente, y mejorase mi salud. Después de probar algunas cosas di con unas clases de yoga, enseguida me di cuenta que se trabajaba el cuerpo de una manera con la que sentía más conexión, con ese detalle, ese cuidado, con ajustes anatómicos, con amabilidad y sin forzar, sin “empujar”, con un sentido más profundo…, y seguí por ahí.

P.- ¿Qué es lo que más te ha aportado el yoga hasta el momento?

R.-Bueno, además de todo lo que he comentado antes, y resumiendo, la meditación ha supuesto un cambio en mi vida, ha sido el descubrimiento más maravilloso para mi, que me ha permitido reencontrarme. La práctica corporal es fundamental en mi día a día, Y además me ha ofrecido una de las cosas más bonitas que me han pasado que es poder compartirlo con los demás al dar las clases, y satisfacer esa necesidad mía de ayuda y de crecimiento personal. Me ha aportado ver y vivir la vida de otra manera.

P.- ¿Cómo comenzaste a ser profesora de yoga? ¿Qué te llevó a ese camino?

R.- Pues aquí en Yoga Center, un día al finalizar la clase Mabel me preguntó que si quería hacer el curso de Instructora y yo dije “¿Yo? ¿Para qué?”. No me veía ni en sueños siendo profesora de yoga…, y me dijo la palabra mágica para mí: “puedes hacerlo para profundizar más”. Y yo, que soy muy curiosa, pues se me iluminaron todas las bombillas, y dije que sí. Y fue el comienzo de algo genial. Y pasito a pasito aquí estoy. Quiero dar las gracias a Mabel, a Gauri y a Wes por las oportunidades que me han dado en Yoga Center.

P.- ¿Qué es lo que más te gusta de ser profesora de yoga?

R.- Lo que más me gusta es el compartir, el poder transmitir lo que voy aprendiendo y que me es útil, y dárselo, entregárselo a otros por si les vale a ellos también, eso es lo que más me gusta. Y lo bien que me siento después de cada clase, es algo inexplicable que cada día me sorprende.

Las clases de formación me apasionan, ver el proceso de cada alumno me encanta, ese aprendizaje y transformación personal que ocurre en cada curso es emocionante e inspirador para mí.

P.- ¿De dónde sacas la inspiración para tus clases?

R.- Pues procuro nutrirme del día a día, de lo que voy aprendiendo, de mi experiencia y experimentación personal, de otros profesores, de los alumnos (sus preguntas inspiran, sus comentarios…), de lecturas, me inspiro también de otras formaciones que realizo.

P.- ¿Qué intentas transmitir en tus clases?

R.- Depende del día, pero en general, eso de lo que hablábamos, del autoconocimiento, empezando por las partes más externas, por la piel e ir buceando hacia dentro, hacia nuestro interior, poco a poco y paso a paso.

P.- ¿Cómo está el yoga presente en tu vida? ¿De qué manera te acompaña en tu día a día?

R.- Está presente constantemente, es que para mí el yoga es vida o la vida es yoga, en el sentido de que es una forma de vida, es una forma de vivir consciente y libre, en la medida de lo posible y según las circunstancias (sin exigirse, amablemente).

Más concretamente, pues medito cada mañana media hora, y en función del día y los otros compromisos que tengo practico Hatha Yoga al mediodía o por la tarde, procuro poner atención a la alimentación, a lo que pienso, a lo que digo, a mis hábitos y mi comportamiento.

P.- Si encuentras en tu clase a una persona que viene del mundo del deporte y con una visión de competitividad, ¿cómo le transmites el yoga y esa idea de no competir y fluir?

R.- Me gustaría resaltar que hay competitividad en muchos aspectos de la vida, no solo en los que vienen del mundo del deporte, por ejemplo en la moda, en la política, en las empresas…, incluso en el yoga. O sea, que es algo que todos podemos observar en nosotros independientemente de nuestra actividad. En el deporte se hace más visible, y se le ha dado una forma, pero es algo que va con la persona.

Pienso que estamos en una sociedad que fomenta la competitividad porque cree que es la única manera de avanzar y mejorar, poniendo sólo el foco sólo en la obtención de resultados. En ese sentido les muestro que hay otras formas, otros caminos.

P.- ¿Qué es para ti el yoga?

R.- El yoga para mi es bienestar y plenitud fruto de la unión, de la conexión. Es presencia. Es ahora. Es una sonrisa que se me dibuja en los labios.

P.- ¿Cómo ha evolucionado tu relación con el yoga desde que empezaste hasta el día de hoy? ¿Cómo crees que seguirá evolucionando?

R.- Mi relación con el yoga ha evolucionado en la medida en que yo he evolucionado. Van de la mano. Al principio parece como todo muy teórico y muchas cosas que recordar, pero con la práctica va formando parte de tu día a día. Recuerdo que ya haciendo el curso de profesores, cuando iba a clase desde la oficina (era directora financiera en la empresa familiar) me preguntaba cómo podía integrar el yoga en mi vida, me parecían mundos tan extremos… Y con el tiempo me di cuenta de que pasé a preguntarme cómo podía integrar mi trabajo en el yoga, poco a poco se fue transformando mi forma de vida, y te das cuenta de que es todo uno. Creo que mi relación con el yoga seguirá evolucionando según mis necesidades vitales, ahora mismo me veo toda la vida practicando de una u otra forma, continuando ese reencuentro conmigo misma, y compartiéndolo con los demás. Pero concretamente no lo sé. Me gustaría seguir dando clases y enfocarme en la formación y en transmitir lo que voy aprendiendo.

Narayani, una travesía por el yoga auténtico

por Tania Suarez Rodriguez | 30 de Junio de 2018 12:33

Etiquetas: Narayani, yoga

A principios de este 2018, tuvimos la suerte de tener en Yoga Center Madrid a Narayani, una verdadera yoguini. Os hablo desde mi humilde experiencia, ya que aquella fue la primera vez que la vi en persona y que la conocí; fue la primera vez que sentí lo que significa “Bhakti yoga”, que viví en primera persona el yoga auténtico, las raíces, la tradición combinada con la modernidad, todo en una entrañable mujer de sonrisa incesante.

Recuerdo como si fuera ayer que estábamos sentados en aquella sala de luz tenue, con la preciosa imagen de Swami Vishnu Devananda presidiendo la sala, al lado de unas cálidas velas, cada uno de nosotros en su charla particular con los compañeros o consigo mismo, como pequeños oasis a la espera de la dulce lluvia. Y, entonces, se hizo el silencio: Narayani había llegado. No la habíamos visto, pero su presencia inundó la sala de un modo extraordinario, como una ola inesperada cuya presencia desata un suspiro de dicha. Narayani observó su entorno, nos miró a cada uno con una afable curiosidad, con una sonrisa que automáticamente nos dibujaba a nosotros el mismo gesto en nuestros labios y en nuestro corazón: una sonrisa que permanecería constante durante los tres días del taller.

Resulta complicado expresar en palabras la inenarrable sensación de paz, bienestar, amor, cariño y conexión que desató la presencia de esta gran maestra entre todos los allí presentes. Personalmente os recomiendo probar al menos una clase con ella, para sentir esa tierna armonía, esa suave calma, ese dulce sosiego combinados con una exigencia en la práctica que os lleva a descubrir nuevos horizontes en vuestra práctica, que os aporta una perspectiva nueva y tradicional, moderna pero que bebe de las raíces del auténtico yoga.

Tanto si sois profesores como si sois practicantes, los talleres y seminarios con Narayani transportarán vuestra práctica a un universo de infinitas posibilidades. Experimentaréis con vuestro cuerpo, con vuestra mente y con vuestra alma; descubriréis nuevas facetas del yoga, de la práctica, del sentir y el ser. Narayani no le habla solo al cuerpo, a lo físico, sino que también se dirige al espíritu, a la mente, a nuestro sí-mismo. La práctica física se combina con multitud de sensaciones, apelando a nuestros cinco sentidos y a la atención plena y constante en el aquí y ahora. Porque el objetivo es buscar un equilibrio que supere las barreras físicas y vaya a nuestro yo más sutil. Narayani nos guía con profundo amor por un sendero de autodescubrimiento en el que otro de los más bellos elementos es el canto: cuando ella entona los Kirtan, nos traslada a un estado de meditación común, en la que todas nuestras voces vibran al unísono, estremeciendo nuestros cuerpos, que también cantan junto a su voz. Todo nuestro ser canta, se embriaga, se funde con el yoga mismo.

Es, pues, una práctica holística que apela a todos los niveles: corporal, mental, espiritual, sensorial, sutil... Una oportunidad de sentir y vivir lo que es el yoga, de trazar un camino común en nuestra práctica del yoga. Un regalo para practicantes y profesores por igual, donde los límites no existen: solo existe la práctica y el disfrute, la experimentación y el juego. Y, sobre todo, el aprendizaje constante. Eso fue lo que yo viví en enero; eso es lo que os invito a probar.

ENTREVISTA CON MARÍA: "Quiero que mis alumnos se miren a sí mismos, que se escuchen"

por Tania Suarez Rodriguez | 27 de Junio de 2018 20:38

Etiquetas: María Freire, entrevista, Ashtanga, Vinyasa Flow, Hatha, yoga

María Freire es profesora de Hatha, Ashtanga y Vinyasa Flow en Yoga. En una entrevista con ella, hemos tenido la oportunidad de conocer su trayectoria como profesora y como yoguini. Os invitamos a leerla para que la conozcáis un poquito más y que su bella experiencia os inspire.

Pregunta.- ¿Cómo conociste el yoga?

Respuesta.- Cuando recibí mi primera clase de yoga, en 2004, estaba en un momento difícil de mi vida, tratando de superar una problemática que me tenía sumida en un estado casi de ansiedad. Conocía a Teresa del Pozo, mi primera profesora, de su herbolario, que yo frecuentaba cerca de mi casa. El resultado de aquel primer contacto con el yoga fue caer en un profundísimo sueño durante el relax final de la clase y despertar en un desconcertante estado de calma y bienestar. Aquella situación me marcó porque hacía mucho tiempo que no sentía ese sosiego.

P.- ¿Cómo llegaste a ser profesora de yoga? ¿Nos puedes contar un poco cómo comenzaste ese camino?

R.- Tras aquella experiencia, seguí acudiendo a clase durante los años siguientes hasta que tomé la decisión de profundizar y comencé la formación de Hatha Yoga en Yoga Center Madrid. En aquellos tiempos mis conocimientos se limitaban a lo que había aprendido en esas clases porque mis estudios y mi experiencia profesional eran jurídicos. Había sido abogada y oficial de notaría, ámbitos muy distantes respecto a esta nueva disciplina. Pero aquel primer curso de Instructora de Hatha Yoga me abrió un nuevo mundo lleno de perspectivas e ideas diferentes, lecturas inéditas para mí, nociones de anatomía, modos y maneras de enseñar y una amplia serie de conceptos, criterios y conocimientos enriquecedores. Progresivamente fui adentrándome cada vez más, comenzando a asistir al profesor en las clases, siguiendo mi formación en el curso de Profesora de Hatha y pronto siendo yo misma la que impartía clases. Cuanto más avanzaba, más me interesaba. Y por eso continué los estudios de Meditación y de otros estilos, Ashtanga Vinyasa y Vinyasa Flow.

P.- ¿Qué estilos de yoga conoces?

R.- He experimentado distintas prácticas que me aportan diferentes sensaciones e implican distintas facetas de mente y de cuerpo. Tengo claro que todos son manifestaciones de una misma cosa: centrar la atención, ejercitar el cuerpo físico, conectar con la respiración, trabajar el autoconocimiento, ser consciente, abrir la mente, aprender la compasión y la empatía, la relajación y la quietud, la búsqueda del equilibrio y la flexibilidad.

P.- ¿Qué te aporta cada uno?

R.- Para mí Hatha es la base, los fundamentos, el punto de partida. Yo, de formación básicamente jurídica, lo comparo con el Derecho Civil como base de nuestra organización jurídica. Acudo regularmente a clases de Iyengar porque valoro mucho la precisión y la alineación de las posturas y me beneficio de su efecto terapéutico. Me ayuda a ejercitar la paciencia y a aprender cómo todo nuestro cuerpo está conectado desde su interior. Ashtanga es la fuerza, el vigor, la exigencia, la constancia, el ritmo, la respiración, la resistencia. Seguir la serie de Ashtanga es un auténtico reto para entrenar la fuerza de voluntad y combatir la desgana y el desánimo. Y Vinyasa es una práctica divertida, dinámica, variada y fluida, que requiere una actitud abierta a la creatividad y al cambio.

P.- ¿Tienes un estilo favorito?

R.- No, porque cada uno de ellos tiene su personalidad, pero nunca los he encontrado excluyentes; al contrario se complementan y suman beneficios.

P.- ¿Dirías que todos los estilos que conoces te ayudan a sacar lo mejor de cada estilo para tus clases?

R.- Como practicante, aprendo de manera ecléctica y aprovecho las características no sólo de cada estilo, sino de cada profesor que aporta su propia personalidad a cada clase. Como profesora, el resultado de compatibilizar estos estilos es muy enriquecedor porque cada uno añade sus peculiaridades a la manera de enseñar. Conocer los diferentes estilos me permite hacer hincapié en distintos aspectos: Ashtanga y Vinyasa traen el dinamismo a mis clases, pero Iyengar hace que no dejemos nunca de insistir en la alineación de cada postura y utilizar los elementos de ayuda que sean necesarios para adaptar la práctica a las peculiaridades de cada alumno.

P.- ¿Cuál es tu objetivo con tus clases? ¿Cómo las estructuras?

R.- El objetivo de mis clases es crear un espacio donde mis alumnos hagan un paréntesis para dedicarse a sí mismos. Por eso empezamos siempre con una breve toma de consciencia para preparar la mente y el cuerpo. En líneas generales, y tras calentar con una serie bastante dinámica de saludos al sol, practicamos una sucesión de posturas que puede variar y adaptarse a las necesidades de los alumnos y al estilo de yoga de que se trate. La clase concluye con una relajación final para integrar todo lo practicado y llegar a un estado de calma y sosiego.

En todas mis clases, insisto mucho en la respiración consciente y en que los alumnos la mantengan siempre fluida y constante. Para mí es fundamental que la atención se mantenga plenamente en las sensaciones y sin juicio durante toda la sesión.

Mi meta es que mis alumnos salgan de la clase sintiéndose mejor que cuando entran. Considero que no puedo ofrecer más que elementos para que sean ellos mismos quiénes experimenten desde su trabajo personal. Que no me miren a mí, que se miren a sí mismos, que se escuchen. Soy solo una compañía en su camino de autoconocimiento hacia la calma.

P.- ¿Cuáles son tus fuentes de inspiración para preparar tus clases?

R.- Mi propia práctica personal es una fuente de inspiración para preparar mis clases. Observar cómo responde mi cuerpo, cómo va evolucionando, en qué orden y a qué velocidad colocar las posturas para equilibrar la práctica, o cómo influyen las variaciones del estado de ánimo u otras condiciones sobre la actividad física, si un día es más importante centrarse en la relajación, o en la respiración o en una u otra postura son datos esenciales para avanzar en la enseñanza.

La lectura de distintos textos de yoga es muy reveladora y me sugiere siempre nuevas formas y perspectivas. Las redes sociales se han convertido en un escaparate para conocer cómo respira la comunidad del yoga en la actualidad. Y recibir clases de otros profesores y de distintos maestros es siempre una fuente de inspiración y aprendizaje necesaria.

Pero lo que me proporciona una información de calidad es el análisis de los alumnos, su progreso, su reacción en las clases, lo que me comunican al salir. Sin esa comunicación me parece imposible la enseñanza.

P.- Después de todo este recorrido y “aventura” con el yoga, ¿con qué te quedas?

R.- Dar el volantazo para abandonar lo jurídico y sumergirme en el mundo del Yoga ha sido una decisión muy importante en mi vida. En ambos ámbitos siento que puedo ayudar a los demás y eso para mí es lo más importante.

Pero ser profesora de yoga es también ser una aprendiz. Somos alumnos de la vida; yo siempre he buscado explicaciones, nuevas vías de conocimiento, oportunidades para mejorar a nivel tanto físico como mental y, en general, herramientas para crecer personalmente. Y la enseñanza es un instrumento muy valioso para conocer a las personas, para acercarte a ellas y comprender la variedad y la diversidad del ser humano, aceptar las distintas sensibilidades y mentalidades, la singularidad de cada uno, pero también lo que nos une a todos.

Además, considero que el Yoga es un sendero seguro para transformar nuestro estado emocional, porque la observación y el dominio sobre el cuerpo y la respiración nos conducen a la calma y la estabilidad. La relajación yóguica tiene un valor enorme para sosegar el sistema nervioso. Y la práctica continuada nos ayuda a tomar distancia, a relativizar y a ser más ecuánimes.

He observado que existen muy diversas motivaciones para acercarse a esta disciplina. Para mí todas son válidas. Pero he visto que la razón que nos lleva a nuestra primera clase de yoga suele transformarse en algo más profundo porque el yoga nos ofrece una amplísima lista de beneficios más allá de lo físico.

Todo esto es lo que el yoga, su práctica y su enseñanza me aportan. Y lo que yo puedo ofrecer. A la espera de lo que está por llegar…

ENTREVISTA CON ESTHER: “Todo el mundo que lo desee de verdad puede practicar cualquier estilo de yoga”

por Tania Suarez Rodriguez | 13 de Junio de 2018 16:19

Etiquetas: Ashtanga Vinyasa, Vinyasa Flow, entrevistas, Esther Armero

Esther Armero es profesora de Ashtanga Vinyasa y Vinyasa Flow en Yoga Center Madrid. En la entrevista de hoy nos cuenta cómo siente el yoga, cómo se formó y nos habla de estos dos bellos estilos de una tradición milenaria. Te invitamos a conocerla un poco mejor.

Pregunta.- ¿Cómo conociste el yoga?

Respuesta.- Conocí el yoga por pura casualidad hace ya 17 años. Siempre había practicado algún tipo de deporte, pero cuando empecé a trabajar tuve que dejarlos de lado porque no disponía de tiempo. Al cabo de pocos años necesitaba volver a realizar alguna actividad que me estirase y me devolviera el tono muscular y una compañera me hablo del yoga y de Yoga Center Madrid, donde ella practicaba porque estaba muy cerca de nuestro trabajo. Fue todo un descubrimiento que me abrió un mundo nuevo, nunca pensé que me pudiese traer tantos y tan valiosos cambios a mi vida.

P.- ¿Comenzaste con el Ashtanga Vinyasa o has probado otros estilos primero?

R.- Comencé practicando Hatha Yoga, serie Rishikesh con sus variantes básicas y avanzadas. Después de 5 años profundizando con distintos profesores, probé Ashtanga.

P.- ¿El Ashtanga Vinyasa es el estilo con el que más te identificas o hay otro con el que te identifiques más? ¿Por qué? ¿Qué te aporta?

R.- Cuando probé el Ashtanga me enamoró su dinámica, la respiración, su fuerza y su fluidez; es, sin duda, el estilo de yoga con el que me siento más identificada. Practicando Ashtanga estoy plenamente conectada con la práctica, sin distracciones, presente en el aquí y el ahora.

P.- ¿Cómo describirías este estilo?

R.-  Ashtanga Vinyasa yoga es un yoga dinámico que sincroniza movimientos y respiración encadenando una postura con otra. Los elementos fundamentales en su práctica son la respiración Ujjayi (profunda y con sonido), las bandas (cierres energéticos) y el drishti (punto en el que se fija la mirada). Es importante aprender el orden de las posturas de forma pausada, añadiendo más a medida que nuestra práctica progrese, respetando siempre el ritmo de nuestro cuerpo.

P.- ¿Cuál es el aspecto más característico del Vinyasa Flow? ¿Por qué?

R.- Vinyasa Flow es también un estilo dinámico, en él las posturas se suceden creando un flujo suave. Todas las posturas que sostenemos con el cuerpo están conectadas a través de la respiración rítmica, aumentando nuestra fuerza y energía. En este estilo se propone una práctica creativa y variada, todas las secuencias tienen una lógica intencionada y en ellas algunas posturas actúan como principales y otras como complementarias.

P.- ¿Qué elemento no puede faltar en una clase de Vinayasa Flow?

R.- No puede faltar la intención que queremos darle a la práctica y la escucha de las sensaciones, la observación interna más que la externa.

P.- ¿Es este estilo un estilo para todo el mundo o crees que es más para un perfil determinado de practicante?

R.- A pesar de ser estilos dinámicos, en mi opinión todo el mundo que lo desee de verdad puede practicar cualquier estilo de yoga, lo importante es empezar de forma gradual adaptando y modificando cada postura para crear una experiencia individual e ir aumentado la dificultad a medida que la práctica y el practicante avancen. Finalmente será cada individuo atendiendo a su personalidad el que decida con que estilo se siente más conectado.

P.- ¿Cómo llegaste a ser profesora de yoga? ¿Fue una elección o digamos que “el yoga te llevó ahí”? ¿Nos puedes contar un poco cómo comenzaste ese camino?

R.- Con el paso de los años mi compromiso con la práctica de Ashtanga se hizo más serio, mi práctica se convirtió en diaria y creció mi interés por profundizar en el mundo del yoga, historia, tradición, filosofía y orígenes de esta práctica milenaria. Por todo ello, me forme como instructora y profesora de Hatha Yoga en Yoga Center (titulación de 500 horas) y realice también la formación en Ashtanga (200 horas) y he continuado realizado distintos workshops con Lino Miele, John Scott , Peter Sanson, Petri Räisänen y Liz Lark , grandes profesores con muchos años de experiencia y conocimiento que siempre son una fuente de inspiración. Desde hace casi 6 años me dedico por entero a la práctica y enseñanza del yoga. A día de hoy continúo aprendiendo y practicando diariamente, la práctica se ha convertido en mi compañera inseparable y me alegra poder compartir con mis alumnos todo lo que voy descubriendo.

P.- ¿Qué deseas transmitir con tus clases? ¿Cuál es tu objetivo con tus clases?

R.- En mis clases trato de despertar la conciencia corporal sintiendo el trabajo realizado y los beneficios obtenidos y trasmitir que iniciar el camino y disfrutar de él, es mucho más importante que llegar a una supuesta meta.

ENTREVISTA CON RAMÓN: “El yoga Iyengar es el yoga de todos los practicantes”

por Tania Suarez Rodriguez | 06 de Junio de 2018 17:20

Etiquetas: Ramon Clares, entrevista, yoga, yoga Iyengar

En Yoga Center Madrid se imparten varios estilos de yoga, entre ellos el estilo Iyengar. Ramón Clares es uno de los profesores especializados en este estilo que da clases diariamente en la escuela y está diplomado por el Instituto Ramamani Iyengar de Pune, en la India.

Hemos tenido la oportunidad de hablar con él para conocer un poco mejor su relación con el yoga y con la enseñanza de esta milenaria disciplina. Te invitamos a disfrutar de su experiencia.

 

Pregunta.- ¿Cómo conociste el yoga?

Respuesta.- Por un amigo que iba con su novia a hacer yoga y me hablaron de la práctica.

 

P.- ¿Qué te llevó a escoger la senda del yoga como forma de vida?

R.- Cuando empiezas a practicar no sabes que es una forma de vida; es una actividad más y solo con el tiempo es cuando va dejando su huella y marcando su recorrido. En principio no se elige, al menos en mi caso yo no elegí nada, no tenía ninguna expectativa.

 

P.- ¿Cómo descubriste que querías dedicarte a ello?

R.- Tampoco “lo descubrí”. De hecho una vez una especie de pitonisa me dijo que yo me iba a dedicar a enseñar yoga y yo me reí porque en ese momento lo último que pasaba por mi cabeza era enseñar yoga. Luego gradualmente vas empezando, haces formación de profesores, das algunas clases y terminas inmerso en la enseñanza a tiempo completo.

 

P.- ¿Qué es para ti el yoga?

R.- Pienso que el yoga debe ser algo personal. Las descripciones académicas están muy bien pero lo que realmente vale es la interpretación personal. Yoga para mí es un punto de referencia a partir del cual puedes valorar mejor otras áreas de la vida. Puedes llamarle “disciplina”, es como un punto de referencia que te ayuda a valorar otras cosas (la familia, el trabajo, etc.).

 

P.- ¿Cómo decidiste hacerte profesor de yoga?

R.- Cuando te quieres dar cuenta estás dando clases de yoga los siete días de la semana, cursos, la formación para profesores..., no hay un momento específico. Solo echando la vista atrás ves que te “has metido de cabeza”. Al principio fue casi sin quererlo, las primeras clases las hacía por hacer un favor. Pero nunca fue algo que me viniera por vocación. No existió ese momento de decir “quiero y voy a dedicarme a ello”, eso es lo único que tengo claro. Aunque a día de hoy me resulta enormemente fructífero y creo que tengo mucha suerte de poder vivir como profesor de yoga, no hubo ese momento de revelación en el que dijera que quería serlo.

 

P.- Desde tu experiencia, ¿cómo definirías el estilo de yoga “Iyengar”?

R.- Aunque generalmente se asocia con soportes y alineamiento, yo creo que esta es una descripción muy simple e infantil. El yoga Iyengar es conocer cómo funciona tu cuerpo, parte a parte, pieza a pieza y en su conjunto y, a partir de ahí, elaborar unas posturas que no deben ser complicadas pero sí de una sutileza productiva. Si me hace daño no es sutil ni productivo, pero si me ayuda con dolores que tenía entonces sí lo es. Todo esto se haga más o menos uso de los soportes conocidos (sillas, ladrillos, mantas, cuerdas, etc.).

 

P.- ¿Tiene un cierto matiz terapéutico?

R.- Para mí, si no es terapéutico no es yoga. El yoga, independientemente de su apellido, cuando se aplica y ves mejora es terapéutico; cuando se aplica y lo haces mal, no es terapéutico ni tampoco yoga. Para hacerse daño hay muchas cosas.

 

P.- ¿Qué te hizo decantarte por este estilo en particular?

R.- Venía ya con algunos problemas físicos a raíz de otro estilo de yoga y vi que en conjunto me iba bien, que podía seguir practicando yoga, que algunas cosas iban mejorando, otras no las entendía muy bien y algunas no las entendía en absoluto. Pero en conjunto sentía que había empezado a encarrilar mi práctica.

 

P.- O sea que habías probado otros estilos de yoga. ¿Cuáles?

R.- Otros... La verdad es que los otros no me engancharon. Tiendo a meterme de cabeza en lo que hago, pero si me desencanto me marcho rápidamente. Y eso me pasó también con el Iyengar. Lo cierto es que el yoga Iyengar que practico ahora no tiene mucho que ver con el Iyengar que yo hacía cuando comencé. También me marché de aquel yoga Iyengar.

 

P- ¿Qué diferenciaba a ambos estilos Iyengar?

R.- El Iyengar que hago ahora responde más a ese criterio de no elegir entre el yoga terapéutico y el “cañero”. El yoga terapéutico puede ser también muy intenso pero también divertido. Si el yoga no tiene esa cualidad terapéutica en cada postura y en cada clase, a mí ya no me interesa. En realidad hay interpretaciones infinitas del mismo estilo.

 

P.- ¿Incluso dentro del mismo estilo Iyengar?

R.- Sí. A mí me hace gracia cuando alguien intenta presentar el yoga Iyengar como un yoga homogéneo, cuando es un abanico de posibilidades. El yoga Iyengar que yo ofrezco es una variante más. Es muy gracioso cuando alguien proclama para sí “el auténtico yoga Iyengar”.

 

P.- ¿Qué caracteriza a tu yoga Iyengar?

R.- El sentido común. Si alguien se hace daño es que no lo está haciendo bien, es que algo no está funcionando. Y en función de eso hemos basado la práctica. Hacemos un estilo muy clásico, pero lo que no hay que buscar es ser “pequeños B. K. S. Iyengar”; imitar al genio es inmaduro y ridículo. Nosotros tratamos de conseguir un máximo aprovechamiento del yoga Iyengar, a través del sentido común. Si la postura teóricamente es magnífica pero el alumno no puede hacerla así, hay que buscar fórmulas: eso es puro yoga Iyengar. Eso es lo que él quería, aunque haya gente que lo que hace es intentar imitarle a él en sus acrobacias más duras. Por eso digo que mi interpretación del yoga Iyengar es muy clásica. No se trata de ver quién imita mejor los gestos del Sr. Iyengar, sino mantenerse fiel a algo que funciona muy bien.

 

P.- Para ti, ¿qué es ser profesor de yoga?

R.- Ser un buen practicante y tenerlo en cuenta a la hora de dar la clase.

 

Entrevista con Christine Curtis: Curso para Enseñar Yoga a Niños en Yoga Center-

por westley adam eckhardt Eckhardt | 09 de Abril de 2018 20:40

Etiquetas: niños Cursos Formación Christine Curtis

Entrevista con Christine Curtis: Curso para Enseñar Yoga a Niños en Yoga Center-

Christine Curtis

¿Cómo empezó tu interés por el yoga para niños?

Como directora de un colegio de enseñanza primaria, uno de mis principales objetivos ha sido ayudar a los niños a alcanzar todo su potencial, cualquiera que sea su punto de partida.

Siempre me he preocupado por los niños que tienen dificultades en su aprendizaje, especialmente por aquellos que tienen trastorno de déficit de atención o un alto nivel de ansiedad. Como practicante de yoga, sabía hasta qué punto el yoga puede resultar enraizador y calmante y me pregunté si el yoga podría ofrecer beneficios similares a los niños. Los resultados fueron casi inmediatos para estos niños. El yoga y las actividades de mindfulness terminaron por introducirse en todo el colegio e incluyeron a todos los niños.

Esta fue una de las iniciativas más populares y productivas que jamás he introducido en el ámbito escolar y cada niño pudo beneficiarse, a su manera, de acuerdo con sus necesidades individuales.

¿Hubo algo que te sorprendiera de manera especial?

¡Sí! ¡Totalmente! Me sorprendió comprobar cómo los niños necesitan parar y solo “estar”. Lo desean, lo piden. Todos ellos, incluyo aquellos en los que esto parecería menos probable, los niños hiperactivos.

¿Por qué crees que el yoga es popular entre los niños?

Es una buena pregunta. Y ello no es a menudo tan evidente. Los padres dicen con frecuencia: “A mi hijo le encanta el yoga, ¿qué es lo que haces en clase?”

Creo que es el ambiente que perciben más que una actividad concreta. Subconscientemente se dan cuenta de que están en un lugar seguro, libre de juicios, lejos de las expectativas de padres, profesores, de sus iguales y de la sociedad en general. Pueden experimentar ser ellos mismos en un espacio que está libre del estrés de estar siendo constantemente evaluado y juzgado, y del miedo al posible fracaso.

Esta convicción se ve confirmada por sus típicas respuestas cuando se les pregunta por qué les gusta el yoga: “El yoga hace que me sienta en calma/tranquilo/libre/querido/feliz/relajado… ¿Qué más podríamos desear para ellos?

¿Qué es lo que te hace más feliz cuando enseñas yoga a los niños?

Todos los niños son seres perfectos. Todos tienen buen corazón, pero no siempre se les proporcionan las condiciones necesarias para expresar esto. Es encantador y verdaderamente gratificante ver a los niños liberar la tensión, abrirse y mostrar amabilidad y apoyarse los unos a los otros, a sí mismos y, en general, al mundo a su alrededor. Mi alegría es el ser testigo de todo esto y de tener el privilegio de tener las llaves que abren el mundo del yoga para ellos.

¿Qué aconsejarías a cualquiera que esté pensando en enseñar yoga a niños?

Es una experiencia muy diferente de lo que es enseñar a personas adultas; por ello, es importante ser flexible y no tener expectativas preconcebidas. Los niños son grandes profesores, y cuando somos capaces de aceptar esto con una mente abierta, volvemos a adquirir esa perspectiva más sencilla y más pura sobre la vida que ha sido a menudo desplazada a medida que perseguimos nuestras vidas de adultos tan ajetreadas hoy en día.

Si has pensado alguna vez, incluso aunque haya sido de pasada, en enseñar yoga a niños, mi consejo es que lo intentes. Los profesores de yoga para niños están sembrando las semillas para un futuro más positivo para todos. ¡Qué misión tan fascinante! Y la forma de hacerlo es, además, divertida, iluminadora y gratificante.

Virabhadrasana

por Gauri Eckhardt | 08 de Abril de 2018 11:42

Etiquetas:

Promoción 2017-2018 del curso de Formación de Profesores de Hatha Yoga. 

Deseamos compartir con vosotros una preciosa contribución de parte de l@s alumn@s de la promoción 2017-2018 del curso de Formación de Profesores de Hatha Yoga. 

Nuestros queridos alumnos han creado unas composiciones que nos acercan a las posturas de yoga desde distintos puntos de vista: pedagógico, histórico, mitológico..., y que nos permiten profundizar y zambullirnos en el maravilloso mundo de las asanas y de las raíces del yoga. 

Una visión innovadora y original que nos brindará una nueva perspectiva sobre las posturas de nuestra práctica yóguica, con la tradición siempre presente.

Os invitamos a descubrir mediante sus palabras ese amor por el yoga que todos compartimos, además de ayudarnos a sentir las posturas de una manera inspiradora y creativa. Un emocionante viaje que dará una nueva luz a nuestra forma de vivir las asanas. 

Las posturas de Virabhadrasana que relato a continuación son tres:

Se trata de tres posturas vigorizantes, que generan calor y activan la mente y el cuerpo.

Virabhadrasana I

En Virabhadrasana I, la columna adopta una postura de extensión, por lo que se fortalecen los extensores de la columna y se alarga y abre la parte frontal del torso. En Virabhadrasana I, se recomienda acortar un poco la distancia entre las piernas. La pierna de delante está flexionada a 90 grados y hay que evitar que la rodilla se vuelque. La pierna de atrás en esta postura está extendida, de modo que los flexores de la cadera están alargados, el pie mira a la esquina de la esterilla. Intentamos llevar el torso al frente. No abandonamos el muslo de la pierna extendida hacia el suelo. Los brazos pueden extenderse del todo hacia arriba y se alarga todo el tronco. Se trabaja el plexo solar y las emociones.

Virabhadrasana II

Virabhadrasana II es una asana que mejora los hábitos posturales y aporta resistencia, estabilidad y concentración. Esta postura ejercita los principales grupos de músculos y abre las caderas, pecho y los hombros, a la vez que fortalece las piernas, los brazos y la espalda. En Virabhadrasana II, la articulación de la rodilla de delante está flexionada a 90 grados, con la rodilla alineada con el tobillo apuntando hacia el segundo rayo del pie mientras que la pierna de detrás permanece extendida. El pie a unos 45-60 grados. Pero a diferencia de Virabhadrasana I, el torso no mira de frente, sino lateralmente. Los brazos se abren en cruz con las palmas de las manos hacia abajo, y los omóplatos descienden al contraerse ligeramente los músculos de la espalda. La cabeza gira mirando hacia el tercer rayo de la mano de delante. 

Mucho se ha escrito sobre la rotación externa e interna de la pierna atrasada en el Guerrero I y II. En Guerrero I, la pierna posterior está extendida, y en cierto grado de aducción (en comparación con el Guerrero II, donde está extendida, pero en abducción). Pero, el grado de rotación dependerá, en cualquier caso, de la flexibilidad de las caderas de cada persona. 

Virabhadrasana III

Virabhadrasana III está considerada como una postura de equilibrio. Esta asana requiere una gran resistencia por parte de los principales grupos de músculos. En esta postura se extienden los brazos por encima de la cabeza y se empieza a descender formando una línea desde el pie de la pierna elevada hasta las manos, contrayendo los abdominales para soportar el peso del cuerpo y proteger la zona lumbar. Las caderas están alieadas.

Historia

El origen de las posturas de Virabhadrasana, el Guerrero I, II y III, se relaciona con un antiguo poema mitológico sobre el dios Shiva, escrito por el poeta Kalidasa, en su gran obra Kumara Sambhava (El nacimiento del señor de la guerra), escrita sobre el 400 d.c.

La historia cuenta que el dios transformador y destructor Shiva, junto con su amada esposa, Sati, la forma humana de Adishakti o la energía de la Madre Primordial, vivían en la ciudad del placer, Bhoga, que el propio Shiva había creado. El padre de Sati, Daksha, nunca aprobó el matrimonio de su hija con un dios tan cercano al "caos" como Shiva. Un día Daksha organizó un sacrificio donde fueron invitados todos los dioses excepto su hija y su marido. Sati de cualquier forma se presentó en la ceremonia, pero Daksha la recibió con insultos, avergonzándola enfrente de todos. Humillada por su padre, Sati permaneció en silencio, e hizo una resolución interna para disolver todos los lazos familiares.

Sentándose en la tierra, Sati cayó en un trance meditativo que la llevó a viajar a lo profundo de su interior, donde empezó a aumentar su fuego interno hasta que su cuerpo estalló en llamas. Cuando las noticias de la muerte de Sati llegaron a Shiva, éste cayó en un lugar oscuro de tristeza e ira y arrancándose los cabellos, de sus trenzas surgió el más temible de los guereros: Virabhadra, cuya misión fue ir a la fiesta de Daksha y matarlo a él y a todos sus invitados.

Cuando Virabhadrasana llega a la ceremonia de Daksha, es cuando surge el primer aspecto de la postura del Guerrero, con los brazos extendidos hacia arriba con sus dos espadas empuñadas, saliendo de la tierra (Virabhadrasana I). Luego de su llegada, establece su blanco, su oponente, Daksha, y éste es su segundo aspecto (Virabhadrasana II). Moviéndose con sutileza, junta ambas espadas al frente de sí, cortando la cabeza de Daksha, éste es su tercer aspecto (Virabhadrasana III).

Shiva llega al lugar y encuentra el cuerpo sin cabeza de Daksha y en ese momento su ira se convierte en compasión, por lo que le coloca la cabeza de una cabra y lo regresa a la vida, pero llora la muerte de su esposa convertida en cenizas, a la que habría de reencontrar después en la forma de Parvati.

Inspiración Y Enseñanza

¿Cómo es posible que un acto de naturaleza tan cruel y vengativo sea inspirador de una postura de yoga y coherente con el principio de ahimsa? 

Esta historia es simbólica, en ella, Shiva y Virabhadra representan el Ser luchando contra el Ego arrogante (representado por Daksha,), en nombre del amor y de corazón (representado en Sati). Así que en estas posturas no celebrarnos la violencia, sino que reconocemos a nuestro guerrero espiritual que todos los días lucha contra nuestro ego y avidya o ignorancia, que son la fuente de nuestro sufrimiento.  El Guerrero actúa desde el corazón, con coraje. No se da por vencido, es valiente y fuerte. No tiene miedo, confía en sí mismo y es confiable. Actúa con integridad y con consciencia.

Igualmente, Virabhadrasana nos enseña a mantener el equilibrio y la estabilidad interna y externa en las condiciones más adversas, y a expresar nuestra fortaleza interna tanto en las posturas que practicamos, como a lo largo de nuestra vida.

Ver más en www.uratipaloma.com, www.muktiyoga.mx, www.vitonica.com.

Escrito por  Mara Gomez Martinez

La fragmentación del Yoga

por Madhana | 11 de Marzo de 2018 21:47

Etiquetas: yoga india moderno maestros guru sananda indólogos Asanas meditacion

El Yoga Moderno

No hay duda que la práctica de Yoga se ha extendido en estos últimos años y su popularidad ha sido extraordinaria en todo el mundo. El Yoga se ha globalizado pero al mismo tiempo está sufriendo una gran metamorfosis. Aunque bien sabemos que su cuna es la India, el denominado Yoga Moderno se ha "independizado" de sus raíces u orígenes.

Globalización del Yoga

Esta globalización yóguica ha generado cambios, y ha sido adaptado a nuestra sociedad occidental y a nuestra cultura proliferando múltiples innovaciones así como escuelas y estilos de yoga con nombres diversos con el fin de distinguirse entre sí.

Grandes Maestros

Aquella època no tan lejana de los grandes Gurus - Swami Vishnudevananda, Satchidananda, Muktananda, Sri Aurobindo, Ramana Maharshi, incluso Krishnamurti, Swami Rama, Swami Gitananda, Neem Karoli Baba, Swami Sivananda, Swami Chidanana y Krishnamacharya - por mencionar solo unos pocos -, con un conocimiento profundo de la tradición del yoga, sus prácticas, filosofía y la búsqueda del Ser, se ha convertido en la actualidad en una estrecha y monocromátia visión relacionada casi de forma exclusiva con las asanas o posturas y, que los practicantes occidentales con muy poco recorrido y experiencia en el mundo del yoga, siguen a quienes con cierto nombre aparecen en redes sociales quedando fascinados por su magnífica práctica de asanas sin ir más allá de esos límites. 

Esto viene a ser algo similar a tratar de describir la totalidad del cuerpo humano y referirse únicamente al dedo pulgar.

Recuperación del Yoga en India

Por otro lado, la India no se resigna a perder este tesoro de su tradición y, al observar el enorme interés que despierta en occidente - sólo en América se considera que existen mas de 40 millones de practicantes -  reclama para sí, "el derecho" a su riqueza cultural milenaria - pero todo hay que decirlo, casi abandonada - no sea que los occidentales nos "apoderemos" de sus métodos.

Por ello, el presidente Modi, creo recordar que en 2014 propuso en la ONU el Día Internacional del Yoga, resolución aprobada por 177 países - nunca hubo tanto consenso entre países -, lo cual ha producido un renacimieto yóguico en India, con un Ministerio - AYUSH - para promocionar el Yoga, y Ayurveda la medicina tradicional india-. Vamos, que podríamos denominarlo el efecto pizza.

El mundo Académico y el Yoga

Aunque este yoga moderno también se ha convertido en una compleja industria, disponemos cada vez en mayor número, una serie de expertos, estudiosos indólogos y académicos que son a la vez sanskritólogos, filólogos, investigadores y profesores de distintos Departamentos de Estudios Asiáticos en las más prestigiosas Universidades - Harvard, Stanford, Yale, Suny, Berkeley, Oxford, Cambridege, Lancaster, Wales, Bristol y un largo etc., que asimismo combinan el estudio de los textos de la India con las prácticas y técnicas de Yoga en su amplitud. Por mencionar algunos nombres: James Mallinson, Samuel Geofrey, Ian Whicher, Seth Powell, David Gordon White, Mark Singlenton, Elizabeth de Michelis, Mikel Burley, Cristopher Key Chapple y el recientemente fallecido Georg Feurstein.

Tradición de India y Occidente

La gran fortuna de haberme encontrado y aprendido con maestros tan diversos como B.K.S Iyengar, Pattabhi Jois, Desikachar,  N.B. Iyengar, A.G. Mohan, Indra Devi, en la tradición de Krishnamacharya, Swami Vishnu, S. Chidananda, Satchidananda, Ventakatesananda, Ramesh Balsekar, Nisargadatta Maharaj, Poonjaji, Sankaracharyas de Kanchi, así como otros muchos de la tradición India y eruditos occidentales, todo ello nos da una gran amplitud de miras y un entendimiento de la pluralidad del yoga, su filosofía y su tradición. El Yoga es también la Unión de Oriente y Occidente.

Entrevista a Narayani

por westley adam eckhardt Eckhardt | 04 de Marzo de 2018 20:36

Etiquetas: Narayani HathaYoga meditacion Swami vishnudevananda Pranayamas sadhana kirtan

Entrevista con Narayani:

Gracias a Tania Suarez, una de nuestras queridas alumnas en Yoga Center, por hacerle a Narayani esta entrevista tan bonita. Gracias también a Narayani por haberla respondido con tanto cariño y por hacernos participes de su día a día.

Este verano en el mes de Agosto tendremos la oportunidad de volver a contar con la presencia de Narayani, no te lo pierdas. Como podrás leer en sus palabras, Narayani nos invitará a fluir en nuestra vida diaria, trabajo y vida familiar y beneficiarnos de cada una de estas esferas. El retiro con Narayani tendrá un efecto en todo el mundo que nos rodea.

Seguiremos informandote sobre este Verano.

Disfruta de la entrevista.

“El yoga es una ciencia y un arte vivo”

Yoga Center Madrid tiene el honor de poder contar con Narayani para un Taller Intensivo Especial de Hatha Yoga en enero, una maestra que aprendió de Swami Vishnu Devananda y que constituye una figura de referencia en el mundo del yoga. Narayani, autora del best seller internacional El nuevo libro del Yoga, acudirá a Madrid para impartir un taller intensivo entre los días 19 y 21 de enero, llevándonos a un viaje por los senderos del Hatha Yoga que comenzará el viernes 19 con una meditación abierta con Kirtan (cantos) y continuará el resto del fin de semana con práctica intensiva de yoga. También habrá una firma de libros para quienes lo deseen al finalizar el taller. Antes de que venga, hemos tenido la oportunidad de hablar con ella para conocerla un poco más y ver cuál es su relación con el yoga.

Pregunta.-¿Qué nos vas a ofrecer en tu taller?

Respuesta.-Para nuestro taller, espero poder compartir la felicidad que se obtiene con la práctica. Lo que aprendamos fluirá junto a vuestra vida diaria, trabajo y vida familiar y beneficiará a cada una de esas esferas. Tendrá un efecto en todo el mundo que os rodea.

P.-¿Cómo fue tu primer contacto con el Yoga?

R.- Mi primer contacto con el Yoga en este Nacimiento fue más o menos a la edad de 16 años, en un libro de la biblioteca donde vi una vieja foto en blanco y negro de un hombre sentado con las piernas cruzadas y con los ojos cerrados, en un bosque. Sentí que debía dibujarle y lo hice: los tonos en blanco y negro se tornaron en gamas rojas y amarillas, mientras me dejaba llevar por el dibujo, sentí la energía de la pintura como un acto de meditación. Poco después de aquello, fui a mi primer retiro de Yoga con Swami Satchidananda, un Gurubai1 de mi propio maestro. Mi búsqueda había comenzado y en unas pocas semanas me hallaba en la puerta del Centro de Yoga Sivananda Vedanta de Nueva York. Muy pronto comencé a vivir allí.

P.- Pintar como meditación... ¿Continúas con tan bella práctica? ¿Cómo se relaciona con el yoga?

R.- La pintura ha permanecido conmigo como parte de mi práctica de yoga desde entonces. He pintado muchas deidades y también he hecho dibujos de Swami Vishnu Devananda y de su maestro, Swami Sivananda, siempre con cierto halo de maravilla ante tales seres. Yo lo llamo mi “Pintura-Puja2”; y, para mí, es una forma de “viajar hacia el interior”.

P.- Tuviste la suerte de aprender con Swami Vishnu Devananda, ¿cómo le describirías?

R.- Swamiji3 animaba a cada persona a aprovechar sus propios dones. Animaba a los pintores a pintar, a los músicos a tocar, a los cocineros a cocinar y a los arquitectos a construir. Cualquiera que viniera al Ashram4 podía emplear sus habilidades, lo cual se convirtió para ellos no solo en su Karma Yoga, sino también en una parte importante de su enfoque personal, ya que el hecho de encontrar aquello que te interesa puede convertirse en tu forma de meditación. Swamiji lo hizo de un modo muy sencillo, de modo que parecía que las cosas simplemente ocurrían, que encajaban en su lugar.

1 Compañeros que comparten el mismo gurú.
2 Ofrenda.
3 Apelativo cariñoso.
4 Lugar de meditación y enseñanza del Yoga.

P.- ¿Qué te impulsó a dedicar tu vida al Yoga?

R.- Realmente no tenía alternativa, no era cuestión de dedicar mi vida a este bello arte sino simplemente de buscar y al final encontrar el camino llamado Yoga, ver que el Maestro era amable y sabio y que el Yoga es infinitamente interesante, estimulante y satisfactorio. “Debes actuar”, dice EL Bhagavad Gita. Mientras vivimos en este cuerpo, la sangre debe fluir, el aire debe moverse dentro y fuera de los pulmones, el cuerpo se debe mover y la mente también. El Yoga te proporciona las herramientas que te ayudan para realizar esas acciones vitales y te ayuda a controlarlas. Hay técnicas de Yoga para cada parte de este vehículo corporal de la mente.

P.- ¿Cómo percibes el panorama del yoga actualmente? ¿Puede que algunos estilos modernos lo menoscaben?

R.- Estamos en la era llamada “Kali-iuga”, así que en algunos aspectos es una época complicada para la práctica. También es un momento en el que incluso un poco de práctica es algo positivo. Cualquier Yoga puede ayudar, incluso los estilos modernos donde el énfasis puede parecer algo equivocado. No hay que preocuparse, aun así parte de la Paz y la Pureza lograrán colarse. El Yoga no puede ser menoscabado ni dañado. Es incluso más antiguo de lo que conocemos: ha sobrevivido y lo seguirá haciendo. Es también una ciencia y un arte vivos y, como tal, continuará desarrollándose con nuestra creciente comprensión y disciplina.

P.- ¿Qué actitud debería tener un practicante de Yoga con su práctica?

R.- Hay muchos caminos que suben a la montaña; somos tipos de personas muy diferentes; solo hay que usar el sentido común para estar seguros. Nunca renuncies a tu elección y asume la responsabilidad por lo que decidas hacer: nunca hagas nada que no te haga sentir bien. No compitas, no tienes nada que demostrar. Muévete hacia lo que sientas verdadero y auténtico para ti. Lee libros que armonicen contigo, aquellos que no tienes que forzarte a leer. Paulatinamente más y más, el universo te brindará el Curso, el Libro, el Profesor apropiados para ti en cada momento. Haz de ello tu propio Yoga. Tú eres Satchidananda; tú eres el eterno e inmortal Atman; tú eres Pura Consciencia. Por otro lado, la regularidad en la práctica es muy importante. Si te preguntas cómo prepararte para nuestro taller del fin de semana, asegúrate de que tu propia práctica es habitual. Puede ser breve, pero deberías practicar todos los días. También es conveniente asistir a clases regulares, ya que así incentivarán tu inspiración.

P.- Háblanos sobre ti, ¿cómo integras el yoga en tu día a día?

R.- Mi propia práctica diaria es continua y está en todas partes. Cuando me levanto, me siento y siento quién soy..., eso es mi meditación. Hago tanto Pranayama y tantos Asanas como me permite el tiempo. A lo largo día, tomo pausas para pequeñas “minimeditaciones”, aquí y allá. Incluso cuando estoy hablando contigo, me paro unos momentos con los ojos cerrados, para dedicarle unos instantes al Pranayama. Cuando pinto, medito; hago Pranayama cuando cocino, también. Cuando viajo, cuando espero a alguien..., todos son momentos para una pequeña Sadhana5. Por las noches, en la cama, es un momento maravilloso para realizar Asanas mentales y muchas variaciones de otras cosas que yo denomino “Sadhana5 de la Cama”. Es algo habitual para mí, básicamente estar siempre haciendo Yoga. Si esto te gusta, también puedes hacerlo tú: si “quieres”, parte del trabajo está hecho. Eres importante; tu vida es importante. Estás destinado a ser feliz; a tu lado se sienta otro ser. Om.

5 Práctica personal de yoga.

MEDITACIÓN

por Madhana | 13 de Septiembre de 2017 16:45

Etiquetas: meditacion mindfulness relajación progresiva yoga budismo zen madhana sananda india neurociencia contemplación

MEDITACIÓN

Nos acercamos hoy a definir brevemente unos modelos de meditación que van de lo más profundo a lo más amplio y popular.

Meditación 1

Existe una intensa práctica meditativa la cual requiere una enorme disciplina, entrega y práctica plena. Podríamos decir que corresponde a los grandes meditadores en las distintas tradiciones del Yoga, y todos los linajes del Buddhismo Theravada, Mahayana, Tibetano y Zen, además de otras muchas corrientes de buscadores en todas las denominadas filosofías perennes, que viven en ashrams, monasterios,  Podríamos catalogar a estos meditadores como pertenecientes a un nivel  1 o A.

 

 

Meditación 2

Un nivel que podríamos catalogar como 2 o B, correspondería a las enseñanzas de los múltiples Maestros y Gurus que han venido a Occidente a impartir sus tradiciones y, en muchos casos adaptar parte de esa cultura a la mentalidad occidental, y ello ha originado interés por la meditación, lo cual invita a los interesados a llevar cabo de forma diaria, sentadas formales o informales de Meditación, aunque en determinados casos, buscadores de la Verdad de nuestra cultura,  iniciaron su camino iniciático a Oriente buscando respuestas a sus inquietudes espirituales.

Meditación 3

En un nivel que podríamos representar como C, técnicas meditativas son aplicadas como métodos de bienestar de mente-cuerpo ya que se les abstiene de todo contexto espiritual, como puede ser el caso de Mindfulness o plena atención, propuesta por Jon Kabar-Zinn en sus cursos de - Mindfulness Based Stress Reduction (MBSR) -  y enseñados desde hace años en clínicas, universidades y centros médicos, al igual que la Respuesta de la Relajación, propuesta por el cadiólogo de Harvard, Dr. Herbert Benson, basado en principio en la Meditación Trascendental y enfocada después en la repetición de distintas palabras o frases, o bien como las enseñanzas científicas de la meditación de la buena y admirada amiga Dra. Joan Borysenko.

Meditación 4

1En un sentido de mayor amplitud y popularidad, en una sociedad tan plural como la nuestra - aunque en ocasiones poco exigente en lo que a la meditación respecta -, se han extendido todas estas prácticas de meditación de tal manera que uno se las encuentra difundida en todo tipo de publicaciones, centros y profesores que los imparten en todos los lugares - y, a veces si rigor alguno -, apliaciones móviles, internet y un larguísimo etc.

Neurociencia y Meditación

Por último, todo ello ha atraído la atención de la medicina, psiquiatría y sobre todo el campo de la neurociencia que en estos últimos años se ha dedicado al estudio del cerebro y los beneficios que la meditación produce lo cual  ha quedado constatado en numerosas investigaciones y posteriores publicaciones científicas.

 Sea como fuere, lo importante es MEDITAR

MANJU PATTABHI JOIS - INTENSIVO ASHTANGA

por Madhana | 03 de Julio de 2017 00:06

Etiquetas: Ashtanga yoga mysore pattabhi jois manju jois sananda

Intensivo de Ashtanga Yoga con Manju Pattabhi Jois

Ashtanga Yoga goza en la actualidad de un interés inusitado entre los practicantes de Yoga. El impulsor de este estilo de Yoga no ha sido otro que Sri K. Pattabhi Jois quien a través de sus enseñanzas nos ha hecho sudar y disfrutar de este método intenso, vigoroso y energético que combina magistralmente el movimiento, la atención y la respiración.

Tenemos la gran fortuna de contar los días 18, 19 y 20 de este mes de Julio con la presencia del que es considerado hoy en día el más grande maestro de este sistema, Manju Pattabhi Jois, hijo del gran maestro Guruji, y con quien aprenderemos y difrutaremos de sus profundos conocimientos y años de práctica y enseñanzas.

Manju Pattabhi Jois en el Yoga Center

Manju comenzó su práctica a la edad de 7 años  e inició sus enseñanzas a los 15 años  guiado por su padre. Su intensa vida yóguica le ha llevado a recorrer prácticamente todo el mundo, diseminando el conocimiento del Ashtanga Yoga genuino y tradicional.

  Esta es una oportunidadúnica para que todos los practicantes de Ashtanga aprovechen esta ocasión para adentrarse en el saber de este irrepetible método contando con la presencia de tan gran maestro como Manju Pattabhi Jois es, en nuestro Centro.

Todavía estás a tiempo de inscribirte¡¡¡¡

 

ASHTANGA YOGA. LA FASCINANTE PRÁCTICA.

por Madhana | 17 de Mayo de 2017 17:09

Etiquetas: Ashtanga yoga sananda lino miele curso seminario intensivo

INTENSIVO DE ASHTANGA YOGA CON LINO MIELE.

Mayo 26-27-28

Pocos modelos de yoga resultan tan atractivos y fascinantes como  el Ashtanga Yoga. Sus característcas de naturaleza integral - mente, cuerpo, respiración, atención -, son razones más que suficientes para experimentar y ahondar en este método vigoroso, dinámico y activo método, que supone impulsar los mecanisos del cuerpo hacia un estado de óptimo bienestar, y a elevar los estados de atención de la mente, acompañado todo ello por la disciplina y compromiso, lo cual lleva al practicante a centrarse y experimentar los indescriptibles beneficios de fortaleza, fuerza, movilidad, flexibilidad y atención mental.

Impartido este Seminario por Lino Miele, uno de los más grandes expertos a nivel mundial en la enseñanza de Ashtanga Yoga de acuerdo al gran maestro Sri K. Pattabhi Jois, con quien aparece en la fotografía.

Visión filosófica de las asanas

por Madhana | 02 de Mayo de 2017 12:39

Etiquetas: yogui Hatha yoga pradipika beneficios físicos psicológicos. Asanas

LAS ASANAS Y BENEFICIOS.

 En las prácticas de yoga en cualquiera de sus estilos o modelos realizados en Occidente, generalmente destacamos sobremanera las asanas y, que suelen ser realizadas como herramienta para conseguir beneficios relacionados con el cuerpo y en ocasiones a nivel mental.

Bien cierto es, que las posturas de yoga han sido - y se continua -  investigadas y estudiadas en cuanto a los grandes efectos positivos que generan a nivel fisiológico: mejoran el sistema músculo-esquelético, dotan de resistencia, flexibilidad, fortaleza, gran eficiencia cardiovascular y respiratoria, benefician las funciones endocrinas y gastrointestinales así como el sistema inmunitario, la coordinación y el equilibrio.

Po otro lado, múltples estudios han mostrado que las asanas producen beneficios psicológicos que entre otros incluyen una mayor conciencia corporal, atención, memoria, positividad, reducción de estados relacionados con el estres, la ansiedad y depresión.

LA FILOSOFÍA DE LAS ASANAS Y SU FINALIDAD

 Sin duda, todos sabemos y entendemos que estos beneficios son altamente deseados por todo ser humano. Sin embargo, desde el punto de vista yóguico, su práctica va más allá de estas consideraciones psicofísicas, que como comentamos son tanto necesarias como deseadas.

 La finalidad pues, de acuerdo al yoga tradicional es cooperar con sus métodos con el fin de alcanzar lo que se denomina "divya-deha" o "cuerpo divino",  y en esta cooperación, el maestro de Hatha Yoga, se convierte en una especie de alquimista que destierra lo "impuro" para alcanzar la meta de lo Pleno, es decir, impulsarlo hacia otra forma de Realidad, lo cual significa que la práctica de asanas se "espiritualiza" puesto que el adepto o yogui, busca en último extremo, ir más allá del ego, y para ello se sirve de la "tecnología de la trascendencia" y que está bien contenida y expresada en textos como el Hatha Yoga Pradipika.

 

 

CURSO. PRANAYAMA, SUS PRÁCTICAS Y SU ENTENDIMIENTO

por Madhana | 31 de Enero de 2017 16:30

Etiquetas: curso pranayama energía vital seminario respiración métodos técnica sananda

Curso Pranayama, sus prácticas y su entendimiento.

Como bien sabemos, el yoga tiene múltiples vertientes, y una de las más destacadas, y al mismo tiempo un tanto ignoradas, es el pranayama y su vastísima riqueza.

Existen tres pilares fundamentales en el Yoga: Asanas, Pranayama y Meditación. Desafortunadamente las escuelas contemporáneas del Yoga tienden a enfatizar las prácticas de asanas, y sin embargo, hay mayor plenitud psicofísica si valoramos los métodos de meditación y desde el punto de vista tanto del Hatha Yoga como aspectos terapéuticos, la respiración y los métodos de Pranayama son técnicas de un extraordinario valor.

CURSO

Este es un muy especial curso puesto que los métodos de pranayama los cuales son múltiples, no suelen ser enseñados con amplitud.

Pondremos énfasis en su enseñanza de acuerdo a distintas tradiciones de yoga así como como diferentes maestros trasladan su saber a sus discípulos.

Queremos asimismo a través de este Curso dar el enorme e imprescindible valor que el pranayama tiene dentro de las prácticas yóguicas y, pensamos que es momento que los enseñantes de yoga aprendan y refuercen estos métodos, quizá un tanto descuidados pero que de acuerdo con los grandes maestros, son los que mayor importancia tienen y mayores beneficios producen en el conocimiento, evolución y bienestar de la mente y cuerpo.

Puedes obtener información tanto en nuestra página web o bien contactando con nosotros.

 

 

Intensivos de Ashtanga Yoga

por Madhana | 02 de Enero de 2017 23:39

Etiquetas: lino miele manju pattabhi jois Ashtanga Vinyasa yoga curso intensivo yoga sananda

Intensivos de Ashtanga Yoga

Nuestro Centro se caracteriza por una enseñanza rigurosa y, con la aportación de los mejores y más experimentados profesores en la tradición del Yoga.

Manju Pattabhi Jois

Muchos son los métodos y sistemas en los que preparamos a nuestros alumnos, tanto desde el punto de vista de la teoría y la práctica, con la finalidad de que la enseñanza tenga la calidad y exquisitez que requiere.

Dos de los grandes maestros actuales, Manju Pattabhi Jois y Lino Miele, muy pronto estarán con nosotros.

 En un estilo de Yoga tan intenso como es el Ashtanga Vinyasa Yoga, contamos con nuestros Cursos de Formación y al mismo tiempo, la visita de profesor@s invitad@s que aportan su experiencia y sabiduría.

Lino Miele

Tal es el caso de este año, en el que contaremos con las visitas de Lino Miele y Manju Pattabhi Jois entre otros y dado el interés que sus intensivos despiertan, es momento de adelantarse y comenzar a inscribirse.

 Sin duda, el practicar con ellos será enriquecedor para todos los participantes y un aprendizaje inolvidable.

 Podéis consultar nuestra página web.