YC INSTITUTE ®

ES | EN

Lotus or lilly for blog

Img banner es

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Tags en el tema de "padres" RSS icon


La respiración y el alma

Prana

Para conseguir sus saludables objetivos, nuestro organismo asocia dos sistemas: el respiratorio propiamente dicho y el circulatorio, que juega el papel de transportador de gases y, desde el punto de vista espiritual, encarna esa energía invisible  - de la que no hay referencia en occidente -, que viene con el prana.

Kábala y respiración

 Los pulmones están divididos en varios lóbulos por cisuras profundas: el izquierdo posee dos lóbulos y el derecho tres Como dice mi buen amigo y gran especialista en la Kábala, Mario Satz, esta simple numerología ha llamado la atención de muchos médicos kabalistas como Bonastruc, de Porta o Majnámides de Girona, ya que la cifra 3-2, o pare el caso 32, está en estrecha relación con los Senderos de la Sabiduría y el corazón y según hemos visto, es el sistema circulatorio - del cual el corazón es el motor - el que constituye el polo carnal de la respiración. En otras palabras: que mientras el pulmón es yin "lunar", el corazón es "yang" y solar.

Los Padres del Desierto, sostenían que lo que el pulmón recibe - en su caso del Espíritu Santo - el corazón debe devolverlo. El primero es el órgano de la contemplación, idea que por sipuesto, no es ajena al pranayama practicado en los diferentes sistemas de Yoga. El segundo, es el instrumento del amor y del conocimiento crónico.

La respiración y la concencia luminosa

Desde la más remota Antiguedad, en la India se ha practicado el pranayama o el arte y ciencia de la respiración. Podemos decir que Patanjali - teórico y filósofo a quien se le asigna la compilación de los Yoga Sutras - sostenía que "la respiración ayuda a la de los movimientos inspiratorios y espiratorios (normales)" con el fin de provocar estados de conciencia luminosos.De manera que, y Patanjali no fue el primero ni el último en pensarlo así, nuestro desarrollo espiritual está íntimamente ligado a nuestra respiración. Por ello, educando el ritmo respiratorio, se puede liberar a la conciencia de sus propios límites.

El impulso de la respiración al encuentro del Espíritu

Nicéforo el Solitario, un monje ortodoxo griego del siglo XVIII  anotó: "En cuanto a tí, según te he dicho (aconseja a su discípulo) , siéntate, reconcentra tu espíritu, introdúcelo en las fosas nasales , pues ese es el camino que toma el hálito para ir al corazón. Impúlsalo luego y, fuérzalo a descender a tu corazón junto con el aire que inspiras. Y cuando esté allí verás la dicha que resulta: no tendrás nada que lamentar. Y así, como el hombre que vuelve a casa después de una larga ausencia, es posible experimentar la misma alegría de quien se encuentra con sus hijos y con su esposa. De este modo cuando el espíritu se ha unido al alma, desborda de una alegría y deleite inefables. Hermano mío, acostumbre, pues a tu espíritu a que no se impaciente por salir. Al comienzo estará falto de celo, pero muy pronto descubrirá que quiere decir aquello de "el reino de los cielos está dentro de vosotros".


(2) La oración en los Padres del Desierto

La médula de esta enseñanza - La incesante invocación del nombre

Continuando con lo escrito en el (1), la médula de esta enseñanza consiste en la invocación incesante del Nombre de Jesús, y por eso es llamada tanto la oración de Jesús como la oración del corazón. No obstante, como de la  "nada nada sale", su precedente es la adoración del Nombre de Dios en el Antiguo Testamento. También fue San Pablo quien sentó las bases de ese puente entre la Vieja y la Nueva Alianza: "Aquel que invoque el nombre del Señor será salvado".

 El mismo Jesús ya había dado cuenta de la oración continuacuando en Lucas 21:36 dice: "Velad y orad en todo tiempo" - lo cual se puede observar hoy en día en los monjes del Monte Atos, quienes hablan que siguen exactamente las enseñanzas originales de Jesús -.

Meditación breve y rotunda: "Velad y orad todo el tiempo"

 En la versión hebrea de este pasaje, habla de "estar en vela, despiertos" , es decir e incluye entre sus letras la palabra Torá, es decir la Enseñanza tradicional. A pesar de que la primera oración que se recuerda sea el Kyrie eleison, "señor ten piedad de nosotros", de la liturgia que, a su vez, procede del ciego de Jericó que le implora a Jesús su curación, lo cierto es que todas las frases o giros empleados en la meditación hesicasta, deben tener la misma característica: ser breves y rotundas.

Oración monológica

 Esta frase repetitiva adquirirá pues, el nombre de oración monológica. La oración del corazón puede comenzar por una frase recitada un cierto número de veces con ayuda de un rosario, por ejemplo. El ortodoxo ruso es de lana trenzada y posee cien nudos. Con su auxilio se la puede recitar una, dos o varias veces al día, preferentemente al levantarse y antes de irse a dormir. Pero este es sólo un camino exterior que debe conducir a la oración interior, que siempre, siempre debe adecuarse al ritmo de la respiración.

La espalda recta y la respiración acompasada

 Para los Padres del Desierto  meditación continua endereza el alma.Con lo cual se comprende que, y en otras tradiciones, sea tan importante mantener la espalda recta y respirar acompasadamente, de modo consciente en los ejercicios espirituales. El cuerpo no debe dejarse al azar de sus gustos sino que es necesario guiarlo, encauzarlo, levantarlo una y otra vez de sus frecuentes caídas. "Prepárate para la oración con perpetua oración", decía Juan Climaco.

" Si quieres orar bien, dijo Evragio, renuncia en cada momento a ti mismo". Tal es, entonces, la conexión entre el rezo y las primicias, la plegaria y sus dones: nos entregamos a la oración como el que siembra en si mismo la resurrección de si mismo. "Así como la abeja donde quiera que vaya hace miel, asimismo, el monje dondequiera que vaya, puede hacer dulzura de buenas obras".. Lo dulce señala lo amable, lo bénévolo y bondadoso.

 

 


La oración en los Padres del Desierto

La oración en los Padres del Desierto ( I )

Hablo con mi gran amigo Mario Satz con respecto a un Curso de Meditación que quiero impartir, ampliando sus raíces en distintas culturas, religiones y filosofías, así como la importancia de la oración y métodos meditativos.

Embebidos en la charla, surge la idea de un libro sobre la meditación. Creo pues que la Meditación es lo más profundo que el ser humano puede contener en su mente y la vida puede enriquecerse conl tesoro del conocimiento que la meditación proporciona.

"La oración, dijo San Agustín, es la respiración del alma". Este nexo, esta vecindad del acto de orar con el de respirar, sería aprovechada al máximo por los abas y amas del desierto de la Tebaida en esos siglos en los que Egipto era un vivero de meditadores y maestros de la filocalia - que literalmente significa "amor a la belleza interior". O incluso, "amor al bien" -, ,también  llamada el yoga cristiano.

 Lo que en realidad S. Agustín quería decir es que realmente el alma reza como respira, de donde no se trata de una acción que requiera esfuerzo o que vaya contra el sujeto: por el contrario, lo ahonda en sí mismo, lo sumerge en las profundidades para enseñarle a vivir de un modo más grato y amoroso.

La oración del corazón

 Existe en las iglesias de Oriente y en la Ortodoxa Rusa en particular, una práctica espiritual muy profunda llamada indistintamente la oración de Jesús o la oración del corazón. Este método o camino espiritual fue introducido en Rusia hacia mediados del siglo XV, ya que san Sergio, el fundador del monaquismo ruso, que vivió en esa época, lo practicaba.

 Esta oración - dice uno de los textos de la filocalia -nos viene de los santos apóstoles, ya que les eervía  para orar sin interrupción, siguiendo la exhortación de San Pablo a los cristianos: "Orad sin cesar" con su significado en latín sine intermissione orate.

Monasterios del monte Sinaí y monte Athos

 Esta riquísima tradición espiritual, tuvo sus principales focos de vida en los monasterios del Sinaí a partir del siglo X, y en el Monte Athos (que desafortunadamente no pude visitar en su momento), especialmente en el siglo XVI, pero desde finales del siglo XVIII se expandió fuera de los monasterios gracias a una obra, llamada la Philocalie, publicada en l782 por un monje griego, Nicodemo el Hagiorita, texto que sería editado en ruso poco después por Paisij Velittchovsky. Sin embargo, este sistema meditativo no se popularizó hasta la aparición de los Relatos de un peregrino ruso, editado hacia fines del siglo XIX, cuya versión moderna se publicó por vez primera en francés en el año 1945..

Sigue en (2)