Lotus or lilly for blog

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Tags en el tema de "transformación" RSS icon


Transformación necesaria

Transformación interna.

Cuando hablamos de Meditación, debemos entender que es pura observación transformadora. Andamos persiguiendo lo que nos agrada y rechazando lo no deseado, lo cual hace que nuestra mente quiera que el mundo transcurra acorde a lo diseñado por nosotros.

Debido al misterio de la exisencia en la que estamos inmersos nos sentimos atrapados en la incertidumbre y la falta de control del futuro incierto, aún cuando luchemos denodadamente por logros, que bien mirado, son limitados, finitos y que como bien decía Budha, todo es anicha o impermanencia.

Las expectativas por ideales a lograr siempre están presentes en todos nosotros, lo cual es lícito e incluso necesario, por nuestra biología y el estado de evolución en que nos encontramos. No obstante, teniendo en cuenta que somos seres pensantes, hay quien por sus extraordinarias capacidades de mantener una visión por encima de lo cotidiano, nos hace ver que en momentos determinados podemos aprender y aspirar a tener una sed de conocimiento que nos arranque de la esclavitud de la mente y nuestra identificación con su contenido.

Los que por una causa u otra, tratamos de indagar y explorar en nuestro territorio interno, se debe a cierta insatisfacción y también fascinación por una búsqueda Superior y, hay quien ha dejado mapas para seguir el camino: Budha, Mahavira, y tantos y tantos maestros de lo Perenne,

Meditación

El puente que nos puede llevar a esa otra Orilla, es la Meditación, la que nos hace exploradores del territorio de la mente. y de esa manera nos traslada a un nivel de conciencia sin fronteras, lejos de la dualidad y las limitaciones que nos aprisionan, experimentando en esa interiorización el Silencio.

El olelaje que causan los pensamientos y sus identificaciones en el mar de la mente, no permite disfrutar del océano interno, lleno de conocimiento y quietud indescriptibles.

 

 

Ansia de Sabiduría

Con el fin de obtener cualquier logro, es imprescindible dirigir la atención y el esfuerzo hacia la meta a alcanzar. Además de combinar nuestra vida externa con la interna, llegado a un punto determinado, cuando el pensamiento por descubrir el tesoro interior se hace prioritario, surge la motivación que nos empuja a ejercitarnos en el método de liberación que podamos elegir.

Podrían encajar muy bien aquí las palabras de Nietzche, tal y como nos hace ver el admirado filósofo y pensador Peter Sloterdikj - foto -en su envolvente y recomendada obra, "Has de cambiar tu vida":

"Ante todo y primero, las obras

Esto es, ejercicio, ejercicio, ejercicio

La fe que corresponda ya se incorporará luego

ella sola, estad seguros de ello".

 

 

 

 


Custodios del alma (1)

La mente por descubrir

Vivimos en un mundo lleno de contradicciones. Existe, por un lado, un gran avance tecnológico y una sociedad occidental que, innegablemente ha alcanzado altas cotas de bienestar, pero por otra parte se tiene la sensación de que el desarrollo de la mente en sus niveles más profundos está todavía por llegar, así como la capacidad para poner en práctica nuevas formas de actuar.

Ha habido una revolución copernicana, newtoniana, freudiana, de la física de partículas substómicas y tantas más. Aún cuando las neurociencias se adentran más y más en el órgano que nos hace humanos - el cerebro -, nos quedan por desentrañar los misterios de la conciencia.

Transformación interior

 Hay sin embargo, muestras relevantes de seres humanos que nos han señalado el camino más noble y digno en la evolución de nuestra especie. Todos ellos, alejados de cualquier tipo de dogmatismo, nos han mostrado su singularidad, su autorrealización, no dependen de la formación o información adquirida en sus vidas, sino principalmente de la transformación de su vivencia interior.

 Krishnamurti decía que la necesidad está, no querer en cambiar la sociedad, sino en el cambio del propio individuo, para que todo el conjunto social viva en mayor armonía y equilibrio, de los cuales parecemos carecer. Buddha, gran conocedor de la mente humana, enseñaba: "Para enderezar lo torcido debes hacer algo más difícil: enderezarte a ti mismo." De ahí que cuando no somos capaces de cumplir con nuestra tarea principal nos precipitamos en la angustia.

 La palabra "angustia" - tan arraigada en nuestras vidas - está, según los lingüistas, en relación  directa con angosto, estrecho. Y es cuando el corazón se angosta y se ahoga en el eogísmo que el alma sufre. Inversamente, la alegría vital es pura expansividad.y depende de un corazón valiente e íntegro, capaz de dar lo mejor de si mismo.

En este sentido cobran especial valor las palabras del premio Nobel de Medicina Sir John Eccles cuando dice que "el altuismo es una de las glorias de la cultura humanay debe ser aprendido como aprendemos una lengua". Se me ocurre pensar en impulsores y benefactores de este comportamiento en las figuras del Dalai Lama, Vicente Ferrer, Madre Teresa y tantos otros.

Sigue en (2)

 .