Lotus or lilly for blog

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Tags en el tema de "creyentes" RSS icon


Creencia Religiosa

¿Quien es más feliz, un creyente o un no creyente?

Nuevos análisis muestran que no es tan simple. Luke Galen  ha descubierto que los no creyentes convencidos también son bastante felices, pero la gente que tiene dudas es la que se encuentra insatisfecha. Adam Okulicz-Kozaryn, un científico social de Harvard, ha analizado datos procedentes de la World Values Survey y ha encontrado algunos datos interesantes:Religion and Science

La incertidumbre lleva a la insatisfacción

Los estudios anteriores habían tendido a señalar que la gente religiosa es, de media, más feliz. Pero hablar de niveles “promedio” de felicidad, esconde muchísimos detalles. Luke Galen ha indagado más a fondo y nos postula su idea de que, independientemente de la opción personal de ser: “creyente o no creyente”, lo que genera insatisfacción es la incertidumbre.

Entre la gente religiosa los hay felices e infelices.

Un porcentaje mayor de gente religiosa dice que son extremadamente felices, comparado con los ateístas convencidos. Pero también un porcentaje más elevado de creyentes se califica como extremadamente infeliz. Los ateos vienen a manifestar situarse en una escala intermedia.Kumbha Mela 2009

Los fieles practicantes tienden a ser más felices.

Bromas aparte, los datos demuestran que la gente que participa de los servicios religiosos y pertenecen a una organización religiosa son más felices.

Los no creyentes tienden a ser más felices.

Bajo el mismo análisis, gente que solo cree, sin participar de servicios religiosos, en Dios, son mucho menos felices. En otras palabras, los más felices son los que participan del componente social de la religión pero no se toman toda la doctrina religiosa y relativa a Dios extremadamente en serio.

El efecto depende de cuan religioso es un país.

De media, cuanto mas religioso es un país, más felices son sus creyentes. Sin embargo en países que no son muy religiosos, son los no creyentes los que suelen ser más felices.

Esto sugiere que la razón por la que los no creyentes, generalmente se sitúan como menos felices, es porque los estudios han sido realizados en países donde son minoría.

En otras palabras, estar en un grupo afín te hace ser más feliz. También, simplemente podría ser que los componentes del grupo son más felices en si. En países religiosos, esas personas son creyentes y en los no religiosos son personas no creyentes.unemployment

La religión alivia los efectos del paro

Esto solo es aplicable a países ricos. Okulicz-Kozaryn demostró que el desempleo creaba infelicidad, y que ese efecto es más acusado en países ricos comparado con los más pobres. Los desempleados con creencias religiosas son más felices que los no creyentes, pero solo en países ricos.

También especulaba sobre la existencia de un estigma social referente al desempleo en los países ricos y que la religión ayuda a aliviar la miseria que se genera.

Las religiones generan polarizaciones

Todo esto parece confirmar que las religiones generan situaciones mas extremas – tanto en felicidad como en infelicidad. Además, la felicidad está principalmente relacionada con la actividad social. Este estudio parece explicar por qué países ateos, como Escandinavia, son de los más felices del mundo. Los ateos son felices cuando están con personas afines y en sociedades en las que son mayoría y también es rica en otros factores que hacen a la gente feliz – libertad, justicia e igualdad.


Creencia Religiosa

¿Quien es más feliz, un creyente o un no creyente?

Nuevos análisis muestran que no es tan simple. Luke Galen  ha descubierto que los no creyentes convencidos también son bastante felices, pero la gente que tiene dudas es la que se encuentra insatisfecha. Adam Okulicz-Kozaryn, un científico social de Harvard, ha analizado datos procedentes de la World Values Survey y ha encontrado algunos datos interesantes:Religion and Science

La incertidumbre lleva a la insatisfacción

Los estudios anteriores habían tendido a señalar que la gente religiosa es, de media, más feliz. Pero hablar de niveles “promedio” de felicidad, esconde muchísimos detalles. Luke Galen ha indagado más a fondo y nos postula su idea de que, independientemente de la opción personal de ser: “creyente o no creyente”, lo que genera insatisfacción es la incertidumbre.

Entre la gente religiosa los hay felices e infelices.

Un porcentaje mayor de gente religiosa dice que son extremadamente felices, comparado con los ateístas convencidos. Pero también un porcentaje más elevado de creyentes se califica como extremadamente infeliz. Los ateos vienen a manifestar situarse en una escala intermedia.Kumbha Mela 2009

Los fieles practicantes tienden a ser más felices.

Bromas aparte, los datos demuestran que la gente que participa de los servicios religiosos y pertenecen a una organización religiosa son más felices.

Los no creyentes tienden a ser más felices.

Bajo el mismo análisis, gente que solo cree, sin participar de servicios religiosos, en Dios, son mucho menos felices. En otras palabras, los más felices son los que participan del componente social de la religión pero no se toman toda la doctrina religiosa y relativa a Dios extremadamente en serio.

El efecto depende de cuan religioso es un país.

De media, cuanto mas religioso es un país, más felices son sus creyentes. Sin embargo en países que no son muy religiosos, son los no creyentes los que suelen ser más felices.

Esto sugiere que la razón por la que los no creyentes, generalmente se sitúan como menos felices, es porque los estudios han sido realizados en países donde son minoría.

En otras palabras, estar en un grupo afín te hace ser más feliz. También, simplemente podría ser que los componentes del grupo son más felices en si. En países religiosos, esas personas son creyentes y en los no religiosos son personas no creyentes.unemployment

La religión alivia los efectos del paro

Esto solo es aplicable a países ricos. Okulicz-Kozaryn demostró que el desempleo creaba infelicidad, y que ese efecto es más acusado en países ricos comparado con los más pobres. Los desempleados con creencias religiosas son más felices que los no creyentes, pero solo en países ricos.

También especulaba sobre la existencia de un estigma social referente al desempleo en los países ricos y que la religión ayuda a aliviar la miseria que se genera.

Las religiones generan polarizaciones

Todo esto parece confirmar que las religiones generan situaciones mas extremas – tanto en felicidad como en infelicidad. Además, la felicidad está principalmente relacionada con la actividad social. Este estudio parece explicar por qué países ateos, como Escandinavia, son de los más felices del mundo. Los ateos son felices cuando están con personas afines y en sociedades en las que son mayoría y también es rica en otros factores que hacen a la gente feliz – libertad, justicia e igualdad.