Lotus or lilly for blog

Img banner es

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Tags en el tema de "Calcuta" RSS icon


Madre Teresa: Amor de Oriente y Occidente.( en su recuerdo)

Madre Teresa de Calcuta

Creo que es necesario traer a nuestra conciencia y a la propia sociedad el recuerdo de sres excepcionales que se has desvivido por sus semejantes y que son un ejemplo para combatir el egoísmo.

El amor, altruismo, la compasión y el compartir la vida, dedicándola a los demás, nunca pasará de moda. Más bien hay que rescatarlo y poner estos valores al servicio de los otros en estos días, donde reina la confusión y el egoísmo desmedido.

Viene a mi mente el recuerdo de muchas de mis vivencias con grandes maestros que han enseñado - y otros en la actualidad lo siguen haciendo -, como transformar nuestra vida, pero una de las inolvidables experiencias, fuè mi encuentro con la Madre Teresa de Calcuta, ejemplo de amor, entrega, abnegación, renuncia y esfuerzo. De ese encuentro quiero narrar y rememorar algunos momentos vividos.Madre Teresa

Cuando se contempla el panorama internacional hay pocas personas que dispongan de esas cualidades, -también aflora la imagen de otro benefactor de la humanidad recientemente desaparecido, Vicente Ferrer -, pero en toda noche hay estrellas que brillan con luz propia, y en la època que nos ha tocado vivir, refulge destacada una estrella, Madre Teresa de Calcuta, aunque físicamente desaparecida.

 

Como un árbol dadivoso

 Ella es el puente entre Oriente y Occidente, es la manifestación de la universalidad. Es la unidad en la diversidad. Un àrbol frutal cuando está cargado se inclina y prácticamente nos dice: aquì estoy dispuesto a ofrecerte todo lo que poseo y compartirlo contigo.

Así era Madre Teresa. Su cuerpo con un continuo gesto de dádiva, estaba siempre inclinado de tanto dar y servir a sus semejantes.

Observándola detenidamente, sus movimientos eran ágiles y llenos de armonía. Su rostro arrugado denotaba quizá el sufrimiento de todos aquellos pobres y desamparados que ella atendía con tanto esmero.

Sus ojos serenos y brillantes, rezumaban tal ternura que yo tenía la sensación, que estaban buscando a los más pobres de los pobres, a los enfermos y moribundos para posarse en sus maltrechos cuerpos e irradiarlos con amor infinito.

Esos ojos llenos de compasión, son las ventanas por las que se expresa su alma, tan unida a la grandeza de su espíritu interior. Sus manos delicadas y firmes, siempre se extendieron de forma constante, no para apoyarse, sino para sostener a otros, no para recibir sino para ofrecer; tan llenas estaban de riqueza, que desparramaban inagotablemente lo que poquísimos poseen: amor y desprendimiento.

Su voz cálida y entrañable acompañada por una dulce sonrisa, penetraba en mi mente con sencillas palabras llenas de convicción como una maestra amorosa, enseñando cual es el camino para acabar con el egoísmo y cambiar la naturaleza humana en divina. Sus frases eran siempre de aliento, a pesar de conocer mejor que nadie el sufrimiento y la miseria humana.

Ejemplo para los poderosos

 Los poderosos disputaban su compañía; reyes, jefes de estado, políticos, organizaciones. Su humildad hacía que muchos se sintiesen avergonzados de sí mismos. Tantos y tantos, buscan nombre, poder y riqueza; ella, como muy pocos, servía. amaba y daba sin barreras de credo o raza.

Su ser desprendía serenidad y al acercarse a ella, las emociones negativas que anidan en nuestro interior como la crispación, ansiedad, angustia, temor cólera  y otras muchas que son producto de los deseos egoístas, nos hacían ser más conscientes que son generadores de insatisfacción y dolor.

Me daba cuenta que su quietud, sosiego y fortaleza se debía a todo lo contrario: olvidarse de si misma para entregarse y fusionarse con todos aquellos a quienes servía.

Su fe era ilimitada y no se consideraba la hacedora de sus obras y trabajos. Decía ser meramente un instrumento en manos de Dios. En mi conversación con ella, le preguntaba, quién es y donde está Dios?

Con dulzura inenarrable me respondía: "Cuando sirves a un pobre, lo sirves a El, cuando miras a un pobre, lo miras a El, cuando tocas a un enfermo, lo tocas a El".

El amor profundo

Un pensamiento me surge veloz y se lo proyecto sin dudar. ¿Porqué existe tanto egoísmo en el ser humano?. Una vez más su positividad y vivencia del amor le hace exclamar

 :"Hay seres extraordinariamente bondadosos,de forma especial, los jóvenes y nuestros pobres". "Hemos sido creados para amar y ser amados". La miro de nuevo y surge en mi mente otra pregunta: Madre,¿cuál es el camino para lograr la felicidad? a la que candorosamente me responde: "Un corazón compasivo, limpio y puro".

Claro está que su fuerza se basaba en el amor y la oración, algo difícil de entender para muchos de nosotros, pero que a través de su poder, la Madre Teresa buscó sin dudarlo, la presencia de lo Divino.

Me siento dichoso de haber conocido un ser excepcional como la Madre Teresa y en su momento habíamos quedado de vernos en Vigo,  adonde la había invitado a participar en un programa sobre Yoga y Paz. Seguro que todos que la recordamos, nos invita a fomentar el desprendimiento y la entrega de lo que tanto ejemplo dió.

Madre Teresa, sigue siendo la manifestación viva del sentimiento más profundo que existe en el ser humano: El Amor.

Es el Amor de Oriente y Occidente

En mis próximos mensajes, escribiré acerca de mis encuentros con grandes personajes y maestros. Si deseáis conocer más, podéis ver nuestra pàgina, yogasananda.com


Ramakrishna Paramahamsa

Ramakrishna Paramahamsa

Hay gurus o maestros que gozan de reconocimiento por su personalidad y manera de enseñar, considerados por otro lado dentro de la tradición de la India, como seres que han alcanzado un estado de conciencia no habitual. Brevemente expongo retazos acerca de uno de ellos, Ramakrishna Paramahamsa (1834-1886), quien fué maestro de Swami Vivekananda.

Ramakrishna nació en el seno de una familia pobre de brahmines de Bengala, y sirvió primeramente como sacerdote (purohit) en una acomodada familia, antes de convertirse en sacerdote en el templo dedicado a la diosa Kali en Dakshineshwar, cerca de Calcuta en 1855.

Desde una temprana edad experimentó visiones de naturaleza espiritual relacionadas con Kali y Krishna y mientras servía en el templo, continuó teniendo estados similares. En la medida que su fama como místico iba creciendo en Calcuta, grupos de jóvenes se sintieron atraídos hacia sus enseñanzas. Se le consideraba con ciertos poderes que ayudaban a despertar experiencias místicas en aquellos que se ponían en contacto con él.

 Ramakrishna no era un hombre culto ni un sofisticado conocedor de la filosofía y los textos hindúes. Su manera de hablar era un tanto simple, pero esto no era de importancia alguna, ya que sostenía la idea que la experiencia religiosa iba más allá de toda lógica.

 Su contribución al pensamiento del hinduismo moderno, fué la idea de que todas las religiones contienen la misma verdad y que por lo tanto no había necesidad de criticar la fe de otros o buscar la conversión a un credo distinto.

 Se considera que tuvo fases de experiencias devocionales, a veces hacia la Diosa, después el amor hacia Krishna y Radha así como manifestaciones elevadas dentro del Cristianismo y el Islam.

 Su conclusión, no fué otra que dentro de estas aparentemente diferentes fes, todas ellas apuntan esencialmente a proporcionar a sus seguidores la misma experiencia que va más allá de la realidad de la mente.

Las formas externas pueden ser distintas pero la esencia es la misma.