ES | EN

Lotus or lilly for blog

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Tags en el tema de "historia"RSS icon


Esfuerzo y disciplina personal:Historia

Esfuerzo y disciplina personal

Todos sabemos que cualquier logro importante en nuestra vida requiere esfuerzo, disciplina y constancia.

Estos aspectos pueden estar bien representados en esta historia, la cual nos puede ayudar a convencernos en entender que el desánimo debe ser dejado de lado en nuestros deseos por alcanzar una meta en general y, en particular aquí me refiero a la meta yóguica: UNIÓN A LA DICHA ABSOLUTA-

Historia de un gran esfuerzo. Las ranas en la nata

En una ocasión dos ranas cayeron en un recipiente de nata. De manera inmediata se dieron cuenta que sus frágiles cuerpos se hundían ya que les era imposible nadar o flotar demasiado tiempo en esa masa espesa a la que no estaban acostumbradas.

Al principio, tratando de salir de la complicada situación en la que se encontraban, empezaron a mover con energía sus ancas para poder llegar al borde del recipiente. La realidad no era otra que solo conseguían chapotear en el mismo lugar y hundirse una y otra vez.

Después de largo tiempo y de un esfuerzo denodado, una de ellas dijo: No puedo más; es imposible salir de aquí.Ya no me quedan fuerzas para seguir intentándolo.

La rana totalmente desfallecida, se fué hundiendo y su cuerpo dejó de moverse.

La otra rana, al ver que su compañera desaparecía,  con gran decisión se propuso luchar por salvar su vida y, aunque estaba exhausta, su fijeza en poder conseguirlo le hizo reunir todas las fuerzas que le quedaban y, comenzó a agitar sus ancas con todo el vigor que le era posible en esos difíciles momentos hasta que milagrosamente, de tanto batirlas, la nata se convirtió en mantequilla.

Sorprendida, la rana dió un salto y, patinando llegó hasta el borde del recipiente.

Desde allí, con alegría indescriptible pudo regresar a su hogar.

 

 


Guru y discípulos - historia

Reflexión y búsqueda

A veces mostramos interés por la práctica de yoga o establecemos una búsqueda ante el misterio de la vida y solemos buscar quien nos de respuestas o nos aclare nuestras dudas.

 Aparentemente estamos dispuestos a emprender un camino que nos lleve en dirección a la meta de lo más profundo, sin darnos ocuenta que si establecemos contacto con un maestro, lo que este nos enseña, al no corresponder a nuestra idea de lo que creemos como debiera ser, nos sentimos frustrados o decepcionados.

No obstante, debemos reflexionar y pensar, que una cosa es lo que creemos que debiera enseñársenos y la otra la realidad conocida por la expeiriencia de un maestro.

El Rey y el Guru - historia

 "En una ocasión, un rey visitó el ashram más importante de su reino, siendo recibido por el guru o maestro que estaba al frente del mismo.

 Ese mismo día de la llegada del rey, se celebraba una impresionante asamblea en la que participaban más de mil devotos, quienes recibieron al rey con el debido respeto.

 Una vez finalizada la asamblea, el rey preguntó al guru:

 "Guruji,¿Cuántos discípulos tienes?

- A lo que el maestro responde - "Discípulos, dos o tres....¡ Los demás han venido a perder el tiempo!"


Ya he hecho algo

Ya he hecho algo

Anthony de Mello solía contar hermosas historias, las cuales reflejan una gran sabiduría.

Cierto día, iba paseando por una calle cuando de repente vi a una niña hambrienta, descuidada y tiritando de frío. Al ver esta situación, me encolericé y le dije a Dios:

¿Por qué permites estas cosas? ¿Por qué no haces nada para ayudar a esa pobre niña?

Esperé la respuesta, pero fue en vano. Sin embargo aquella noche cuando menos lo esperaba, Dios respondió a mis preguntas airadas:

"Ciertamente he hecho algo. Te he hecho a ti para que ayudes"


Sabiduría interior

Sabiduría interior

El gran indólogo Heinrich Zimmer (en la foto) solía contar la historia de un rabino, la cual era atribuida a los cuentos jasíicos de Martin Buber:(foto 2)

Un rabino de Cracovia había soñado que en Praga, frente al Palacio del Rey y en un puente al lado del río había un tesoro escondido. Como el sueño era muy insistente en hacerle ver que ese tesoro se encontraba en ese lugar, decidió emprender camino hacia Praga.

Después de un enorme esfuerzo y días de viaje, llegó al sitio donde supuestamente el tesoro se encontraba. Allí estaba el puente y al otro lado del río el Palacio Real.

Al observar más detenidamente el puente en el cual iba a buscar el tesoro, se dió cuenta que alrededor del mismo, la guardia real vigilaba los alrededores del palacio y era por lo tanto imposible para él acercarse a investigar en el puente.

Decidió aguardar a que se presentase el momento propicio, Así que transcurrieron unos cuantos días y los soldados no abandonaban su guardia. Ocurrió que el capitán que estaba al frente de la vigilancia, al ver al rabino merodear por esa zona durante varios días, se acercó a él con el fin de preguntarle que hacía en esa zona.

El anciano rabino le explicó que había tenido un sueño y que un tesoro estaba escondido en el puente. Al escuchar estas palabras, el capitán de la guardia rompió en carcajadas y dijo: '¿Un sueño?, ¿un tesoro?. Pues yo he soñado que en Cracovia, en la casa de un rabino y debajo de su estufa en la cocina se encuentra un tesoro enterrado.

Al escuchar esto, el rabino une sus manos en un gesto de saludo, y en silencio se retira. Regresa a Cracovia y en su casa, debajo de la estufa, allí enterrado encuentra el tesoro.

Buscar el tesoro de la sabiduría en nuestro interior

El tesoro real para terminar con nuestros sufrimientos y limitaciones, para finalizar con nuestras inquietudes e ignorancia, la búsqueda se emprende allí donde se encuentra: en nuestra "propio hogar" o nuestro interior.

Estas voces internas nos invitan a desentrañar los mensajes crípticos que nos son revelados a través del camino interior.

 


Apreciar lo que hay

Apreciar lo que hay. Una historia de Anthony de Mello

Viajero:

-Qué tiempo hará hoy?

Pastor:

- El tiempo que a mi me gusta

Viajero:

¿Como sabe que hará el tiempo que a Vd., le gusta?

Pastor:

Habiendo descubierto que no siempre puedo tener lo que a mi me gusta, he aprendido a disfrutar siempre lo que recibo. Por ello, estoy seguro de que tendremos el tiempo que a mi me gusta.


Apreciar lo que hay

apreciar lo que hay

Viajero:

-¿Que tiempo hará hoy?

Pastor:

- El tiempo que a mi me gusta -

Viajero

-¿Cómo sabe que hará el tiempo que a Vd. ke gusta?

Pastor:

- Habiendo descubierto que no siempre puedo tener lo que a mi me gusta, he aprendido  a gustar siempre de lo que recibo. Por ello seguro de que tendremos el tiempo que a mi me gusta.


Historia: discernimiento

Un hombre solía cruzar a lomos de su burro con frecuencia la frontera entre la India y Pakistán, y los guardias fronterizos sospechaban que se dedicaba al contrabando. Solían registrarlo minuciosamente al igual que a su carga pero nunca conseguían prueba alguna.

 Los años fueron transcurriendo y el contrabandista seguía cruzando la frontera, y al cabo de un tiempo, ya entrado en edad, se retiró a su pueblo natal para vivir apaciblemente.

 Un buen día se dió la circunstancia que se encontró con uno de los guardias fronterizos quien también estaba retirado y éste, dirigièndose a él le preguntó:

" Me alegra verte, y ahora que tengo oportunidad y ya no hay problema alguno, quisiera pedirte un favor. Dime, a que tipo de contrabando te dedicabas puesto que en tantos años no fuimos capaz de descubrirte."

 - Mi querido amigo, me dedicaba al contrabando de burros-.

 A veces buscamos y no logramos ver la realidad.

 

 

 


Golf, Jesús, Moisés y Tiger Woods

Golf, Jesús, Moisés y Tiger Woods

Jesús y Moisés se van a jugar al golf y son grandes admiradores de Tiger Woods, uno de los más grandes jugadores de la historia del golf. Ambos disfrutan estando al aire libre y se divierten.Se acercan al primer hoyo que es un par 4, y Jesús coge un hierro 7 para lanzar la bola. Moisés viendo esto, le dice que sería mejor golpearla con un driver o madera a fin de llegar más lejos. Como toda contestación, Jesús dice a Moisés: "Tiger Woods lo hace". 

 Jesús se concentra, golpea la bola y ésta se desvía hacia un lago al lado izquierdo de la calle. Jesús va a recogerla y gracias a sus poderes camina por el agua e insiste en golper de nuevo con el mismo hierro 7.

 Moisés al ver esto, se dirige de nuevo a Jesús y le indica una vez más que golpee con el driver que es mucho más potente. Por respuesta, Jesús le reitera: "Arnold Palmer lo hace".

 De nuevo, la bola se cae en el lago, y Jesús como de costumbre se va a recogerla caminando sobre el agua. A todo esto, una pareja de jugadores se estaba acercando a ese hoyo para iniciar su partida, y muy sorprendidos al ver a un hombre caminando sobre el agua gritan con enorme extrañeza: ¡"Pero bueno! ¡ quién se cree ese que es, Jesús o qué!

  Moisés al escucharles, les dice con énfasis, ¡¡no, no, que va, lo malo es que se cree que es Tiger Woods!


Mente equilibrada

Enseñanza de una mente equilibrada


Era un venerable maestro. En sus ojos había un reconfortante destello de paz permanente. Sólo tenía un discípulo, al que paulatinamente iba impartiendo la enseñanza mística. El cielo se había teñido de una hermosa tonalidad de naranja-oro, cuando el maestro se dirigió al discípulo y le ordenó:

--Querido mío, mi muy querido, acércate al cementerio y, una vez allí, con toda la fuerza de tus pulmones, comienza a gritar toda clase de halagos a los muertos. El discípulo caminó hasta un cementerio cercano. El silencio era sobrecogedor. Quebró la apacible atmósfera del lugar gritando toda clase de elogios a los muertos. Después regresó junto a su maestro. --¿Qué te respondieron los muertos? -preguntó el maestro. --Nada dijeron.-.En ese caso, mi muy querido amigo, vuelve al cementerio y lanza toda suerte de insultos a los muertos.

El discípulo regresó hasta el silente cementerio. A pleno pulmón, comenzó a soltar toda clase de improperios contra los muertos. Después de unos minutos, volvió junto al maestro, que le preguntó al instante: --¿Qué te han respondido los muertos? --De nuevo nada dijeron -repuso el discípulo.

Y el maestro concluyó: --Así debes ser tú: indiferente, como un muerto, a los halagos y a los insultos de los otros. *El Maestro dice: Quien hoy te halaga, mañana te puede insultar y quien hoy te insulta, mañana te puede halagar. No seas como una hoja a merced del viento de los halagos e insultos. Permanece en ti mismo más allá de ambos.
 


El leñador: una historia

Un leñador salía diariamente de su cabaña para penetrar en el bosque y talar árboles cpn el fin de venderlos a un maderero. Tenía fama de ser un trabajador honesto y esforzado. Los primeros días, trabajando con ahinco, consiguió talar veinte gruesos árboles. Manejaba su hacha con destreza y siempre iba por delante de los otros leñadores.

 Los días iban transcurriendo y al cabo de un tiempo,  se iba reduciendo el número de árboles que cortaba, pasando de veinte a dieciocho, después a quince  y por último a doce.

 Debido a este descenso en el número de árboles que talaba, el leñador se cuestionó muy seriamente que le ocurría. Refleionó en voz alta: "Sigo trabajando las mismas horas, con la misma energía y sin fatigarme; no puedo conprender que es lo que ocurre".

 Motivado a esta situación que estaba viviendo y que repercutía muy seriamente en su economía y la de su familia, decidió visitar un pueblo cercano donde vivía un anciano leñador, famoso por su experiencia y conocimiento de como talar diferentes árboles.

 Después de ponerlo al corriente de lo que le sucedía, el leñador aguardó ansioso la respuesta del anciano. Éste, después de escucharlo con atención le dijo:

"Efectivamente has trabajo con entusiasmo e ilusión, pero acaso no te has fijado que tu hacha necesita ser afilada?"

 Lo mismo ocurre con nuestra mente, la utilizamos para todo, pero necesita ser "afilada" o transformada ya que es el instrumento que nos sirve para "cortar" lo negativo y generar lo positivo. El refinamiento de nuestra conciencia colabora en favor de una vida más plena y dichosa.

 

 

 


El tesoro está en ti

Las historias como elemento de enseñanza

Como bien sabemos, muchas son las historias que se narran para dar respuestas claras a conceptos o ideas a veces enrevesadas.

 Emprendemos en nuestras vidas búsquedas en dirección a algún lugar, sin saber cual, tratando de encontrar señales que nos indique u orienten, y la mayoría de las veces nos alejamos de nosotros mismos.

Buscando fuera de uno mismo

 En la ciudad de Cracovia, había un anciano cuyo nombre era Izy y quien durante muchas noches soñó que había un tesoro escondido en la ciudad de Praga debajo de un puente, cercano a un río donde se encontraba un gran árbol.

 En sus sueños se veía cavando  cerca del árbol para dar con el tesoro metido en la profundidad de la tierra y que al hacerse con él, viviría holgada y despreocupadamente el resto de sus días.

 En la medida en la que ese sueño se iba repitiendo durante semanas, el anciano interpretó que era un mensaje al que tenía que prestarle atención.

 Dada la inquietud que ese sueño le causaba, decidió partir hacia Praga. Preparó su caballo para el largo viaje y emprendió la marcha.

 Después de cabalgar durante unos días, llegó a Praga dedicándose a buscar el río y el puente en las afueras de la ciudad.

 Como en sus sueños siempre aparecía con mucha nitidez, el río, el puente y el árbol, no tardó en encontrar el lugar.

 Cuando se dirigía  a cavar, se percató que el puente era custodiado por un soldado. Decidió esperar pacientemente y después de transcurrir largo tiempo, se dió cuenta que el lugar estaba siendo vigilado y custodiado.

 Dejó transcurrir un par de días acampando en las cercanías, y el soldado que ya le había visto, sospechó de su presencia al verlo debajo del puente, y se aproximó para interrogarle.

 Ante las preguntas del soldado, el anciano se sinceró con él y le contó que había viajado desde una ciudad lejana ya que había soñado que en Praga, bajo un puente como aquel, había un tesoro escondido.

 El soldado al esuchar esto, comenzó a reir a carcajadas.

Buscar en el sitio adecuado

"Has viajado hasta aquí sin razón alguna. Desde hace dos años, sueño todas las noches que en la ciudad de Cracovia, debajo de la cocina de un anciano llamado Izy, hay un tesoro enterrado, ¡ja, ja, ja! ¿Crees que debería ir a Cracovia y cavar bajo la cocina en la casa de Izy?".

 Izy escuchó en silencio y después de agradecerle al soldado su confesión, regresó a su casa.

 Nada más llegar, cavó un pozo profundo bajo su cocina y encontró un gran tesoro que siempre había estado allí enterrado.

 Las respuestas y el tesoro del conocimiento se encuentran en uno@. No hay necesidad de buscar en otro lugar.

 Será sin duda una gran sorpresa.

 


El pescador satisfecho

Suele creerse que para vivir bien hemos de acumular riqueza y poder:

"Un rico empresario del Norte se incomodó al ver a un pescador del Sur tumbado cómodamente, junto a su barca.

-¿Por qué no estás pescando? - le preguntó.

- Ya he pescado suficiente para hoy.

-¿Y por qué no pescas más?

-¿Para qué?

-Ganarías más dinero- explicó el empresario. Con ese dinero podrías comprarte un motor e ir a pescar a aguas más profundas y podrías comprar redes de nylon. Pescarías mucho más y ganarías más dinero. Pronto podrías comprarte una segunda barca, o incluso tener tu propia flota; y te volverías rico como yo.

-¿Y qué haría entonces?

-Podrías relajarte y disfrutar de la vida.

-Ah!, eso es lo que estaba haciendo ahora!


Yoga Integral: Amplitud de miras

Ampliar la mente con la ciencia y discernimiento

Creo que es buena idea salir del reduccionismo en el que estamos instalados, así como el condicionamiento de nuestras estructuras mentales debido a construcciones culturales que nos hacen defender posturas, ideas, concepciones de la realidad y tantas cosas más que con el paso del tiempo se van transformando y modificando.

 Si se observa el firmamento a través de un telescopio, se amplía nuestra visión del universo, al igual que si utilizamos un microscopio de muchos aumentos, se amplía el mundo no percibido de lo diminuto; es decir, rompemos con limitaciones. Gran ayuda es utilizar la razón, el discernimiento y los conocimientos ciéntíficos que nos impulsen a desterrar la fe ciega y a tener claridad.

De la misma manera, hay una enseñanza en el Yoga Integral que invita a una gran amplitud de miras a fin de acabar con la estrechez mental que suele formar parte de nuestras vidas.

Yoga Integral

 Sri Aurobindo, Suami Sivananda, Suami Satchitananda y otros muchos maestros, son algunos de los proponentes del Yoga Integral que vienen a indicar, que cada persona adopte y desarrolle entre los múltiples y variados tipos de Yoga, alguno en concreto, o bien la combinación de varios, según su constitución, tendencia, personaldad y deseo de evolución para seguir un camino de conocimiento y. si lo requiere, incluso de trascendencia.

 Visto de esta manera, los buscadores de la verdad, no se ven sometidos a algo externo sino que adoptan a su forma de ser las características de unas vías de desarrollo y crecimiento interior.

 Nadie puede decir que solamente el agua de tal o cual lugar sacia la sed, o que únicamente se puede respirar el aire de un sitio en concreto. Por lo tanto, no existe un agua o aire - entiéndase, creencia - hindú cristiano, musulmán, budista. De ahí que la búsqueda inteligente se sepa entender, que el hombre no está al servicio o es seguidor ciego de una creencia o institución, lo cual nos hará comprender en este caso, que el Yoga está al servicio del hombre con absoluta liibertad.

Historia: buscando respuestas

 "En una ocasión un discípulo que afanosamente deseaba encontrar su camino espiiritual y había recurrido ya a muchos maestros de dististas tendencias y puntos de vista, acudió a uno de ellos, llleno de zozobra, dudas e incertidumbre.

 - Maestro - le dijo al llegar junto a él -, he recorrido largas distancias buscando que me indique un camino a seguir en la vía espiritual. He conocido a grandes sabios y eruditos de variadas y múltiples tendencias; he adoptado algunas de ellas por algún tiempo, pero al final todas se mostraron estériles. He cambiado de puntos de vista, creyendo siempre que el nuevo era mejor que el antiguo y sin embargo siempre me he sentido decepcionado.

Cada maestro me indica su camino o punto de vista; ¡pero hay tantos!

 Hay tantas religiones y tantos aspectos de una misma religión que me siento perdido. No sé cual seguir.

 - Estás equivocado - repuso el maestro -. No es cierto que haya tantas religiones o tantos aspectos de una misma religión. Hay muy pocos, casi ninguno.

 ¿Cómo dices? -, preguntó sorprendido el discípulo-.

 Tendría que haber tantas religiones como seres humanos. Cada hombre debe ser una religión viviente.

 

 Bien decía Buddha: "Enciende tu propia lámpara. Sé tu propio maestro y tu propio discípulo".

 

 


Desacuerdo entre religiones

creencias y separación

No creo que estuviese en la mente de los distintos fundadores de religiones que hubiese tanto desacuerdo y desencuentro entre sus creencias y seguidores. Posiblemente sus ideas fuesen crear armonía y unión entre los seres humanos en vez de división y distanciamiento. Sin embargo,  las creencias generaron más separación.

La verdad no pertenece a religión alguna

 Podemos pensar que la Verdad, no pertenece a grupos, estamentos, iglesias, autoridades religiosas o sectas, y nadie tiene derechos exclusivos sobre ella, ya que las tradiciones religiosas son creadas por seres humanos y en realidad poco tienen que ver con lo que llamamos Dios.

Quisiera recordar las palabras de Krishnamurti:"Yo sostengo que la Verdad es una tierra sin caminos y que no es posible acercarse a ella por oningun sendero, ninguna religión, ninguna secta...............

 Y para ilustrarlo, contaba esa famosa historia, "en la que el diablo y un amigo iban paseando por la calle, cuando de pronto vieron delante de ellos a un hombre que recogía algo del suelo y, después de mirarlo, se lo oguardaba en el bolsillo.

 El amigo preguntó al diablo: "¿Qué es lo que ha recogido ese hombre?". "Ha recogido un pedazo de la Verdad", contestó el diablo. "Mal asunto para tí, entonces". dijo el amigo. "Ah, no, en absoluto - replicó el diablo-; voy a dejarle que la organice".

Confusión en el cielo

Me pregunto si los visitantes en el cielo o el infierno han visto distintos compartimentos para hindúes, cristianos, judíos, musulmanes, shintoistas, jainistas, agnósticos, ateos o de cualquier otra creencia. Si el cielo es igual para todos, me imagino que Dios también lo será.

 Hay una bonita historia contada por un brillante Swami, considerado un excelente matemático, como fué Suami Rama Tirtha (1873-1906) y también un notable exponente de la filosofía hindu, quien visitó los EE.UU. hacia 1902 creando una gran impresión entre los oyentes que seguían sus charlas. Suami Vivekananda había deslumbrado previamente con sus exposiciones vedánticas en el Parlamento de Religiones en 1893, y hacia 1920 Paramahamsa Yogananda entre otros empezó a extender su enseñanza.

Historia esclarecedora

 Un grupo de personas religiosas compró un terreno a fin de construir un templo. Una vez finalizada la construcción dedicaron el templo a Vishnu, esperando que muchos devotos lo visitaran para orar. Sin embargo, sólo unos cuantos seguidores de Vishnu aparecieron.

 Después de esperar en vano un tiempo por la aparición de un mayor número de devotos de Vishnu, los fundadores del templo decidieron cambiar la deidad e hicieron que ésta fuese Shiva. Fué entonces que los pocos seguidores de Vishnu dejaron de visitar definitivamente el templo y empezaron a aparecer devotos de Shiva.

Cuando los vishnuitas vieron esto, permanecieron fuera del templo y comenzaron a decir: "Eh vosotros, adonde váis? Este templo fué originalmente dedicado a Vishnu".

 Al ver el problema que se estaba originando, decidieron cambiar de nuevo la deidad que presidía el templo y en esta ocasión instalaron una imagen de Ganesha, y sucedió que ahora, los seguidores de Shiva dejaron de ir al templo, reuniéndose en las afueras de éste, dedicándose a gritar a la gente que era fiel devota de Shiva: "Ese ya no es un templo de Shiva; ese es un templo de Ganesha"

 Los fundadores desconcertados dijeron:¡Está bien,! No tendremos templo hindú alguno aquí pero construiremos una mezquita". Así que cambiaron el templo y lo convirtieron en una mezquita.

 Naturalmente, los hindúes se olvidaron completamente del templo y sus distintas deidades y los musulmanes por otro lado no visitaban la mezquita puesto que anteriormente había habido un templo hindú.

 Después de todo esto, los fundadores construyeron un monasterio, después una casa de oración, después una iglesia católica y después una sinagoga. A esta altura, y con tanto desacuerdo y continua disputa, los fundadores disgustados en grado sumo, reconocieron que las religiones no producían una convivencia armoniosa, ya que los distintos devotos están tan preocupados con las diferencias religiosas que de esta manera, una fe niega a las otras.

 Por último decidieron construir un hotel con un club nocturno. Entonces, todos sin excepción comenzaron a visitarlo.

 

 


Felicidad

Buscando la felicidad

Sabemos que todos, de una forma u otra vamos en pos de lo que llamamos felicidad, pero realmente no llegamos a alcanzarla y desconocemos de que se trata. Posiblemente, desde el punto de vista individual sea una proyección de lo idealizado y por lo tanto no universal. Un deseo personal no se puede universalizar.

Dentro de nuestra estructura mental, indagamos, reflexionamos, deseamos, experimentamos, y sin embargo acabamos en una espacie de estado de frustración, ya que no se producen los acontecimientos acorde a lo querido.

 Libros sobre la felicidad, teorías filosóficas y científicas, métodos diversos, conferencias, deseos y discusiones interminables, y todo para quedarnos con la esperanza que en un futuro venidero, tal felicidad surgirá.

 Como la exageración no suele tener límites, han elevado a Mathieu Ricard al olimpo "del hombre más feliz del mundo", por el hecho de contemplar en estudios realizados en resonancias magnéticas y otra aparatología médica como áreas del cerebro son activadas y a las que le asignan estados de "felicidad". Esto requeriría cierta reflexión crítica, pero de momento lo dejamos aquí aparcado.

 Puede ser cierto o no, pero otra manera de intentarlo sería buscar de maneras o vías muy distintas, y siempre considerando la idiosincrasia del buscador/a.

 Me viene a la mente una hermosa historia:

Historia: Donde encontrar la ansiada felicidad

 En una ocasión, Dios dió al ser humano la posibilidad de conseguir la felicidad. Para ello, preparó una llave con la cual abriría el reino de la dicha al hombre.

 Con el fin de que éste se esforzara y la buscara, Dios pensó donde esconderla. "Quizás estaría bien que escondiese la llave en el lugar más alto y oculto de los Himalayas" - reflexionó -. Al poco tiempo, se dijo a sí mismo, que el hombre se esforzaría y acabaría encontrándola.

 De nuevo pensó en otro lugar y creyó que el sitio adecuado podría ser las profundidades del océano. Dios, de nuevo recapacitó y dijo: " Tampoco es un buen lugar para esconder la llave, ya que su deseo por alcanzar la felicidad le hará buscar denodadamente y puede acabar encontrándola".

 Como es evidente, el Ser Supremo, conociendo la naturaleza de los seres humanos, entonces pensó:

 "Voy a guardar la llave de la felicidad en lo más profundo de su corazón, ya que buscará en todas partes en el mundo externo y nunca allí donde está instalada: EN SU PROPIO INTERIOR".

 Es una posibilidad más de las muchas que existen. Walter Benjamin hacía esta definición: "La felicidad es percibirse a uno mismo sin miedo". Sólo hay que probar.