Lotus or lilly for blog

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Tags en el tema de "liberacion" RSS icon


Breve historia del Hatha Yoga (2)

Posturas ascéticas

Continuamos acercándonos a la historia del Hatha Yoga.

Los textos tanto budistas como jainistas del mismo período de Alejandro Magno, también mencionan ascetas llevando a cabo extremas prácticas físicas que consistían permanecer de pie totalmente inmóviles, situarse de cuclillas y colgarse boca abajo en los árboles.

Este tipo de ascetismo ha permanecido con intensidad por lo menos hasta hace 100 años y que continua en menor cuantía por parte de algunos grupos.

Postura e inmovilidad como austeridad y purificación para alcanzar la "liberación"

El Buddha descartó en un momento dado, prácticas austeras dando a entender que no aportaban nada en la evolución espiritual; sin embargo, algunas de ellas fueron utilizadas por los jainistas y tanto es así que Mahavira, - cuya vida guarde cierta similitud con la de Buddha - se situó de cuclillas con el fin de alcanzar la iluminación y muchos de sus seguidores con el fin de realizar tapas (austeridades) permanecían de pie larguísimos períodos tratando de controlar la mente, lo cual está bien representado iconográficamente en estatuas de bronce.

En el Jainismo

Con el fin de comprender las posturas al inicio del Hatha Yoga, el cuerpo es utilizado como medio de liberación en las diversas corrientes de liberación en la India, bien sea dentro de las filosofías ortodoxos como heterodoxas.

En las posturas de meditación dentro del jainismo se situaban en "kayotsarga" ( la posición de abandonar el cuerpo), en la que permanecían de pie, erectos y en posición simétrica con los pies ligeramente separados y firmemente plantados en el suelo, y el peso bien distribuido en ambas piernas bien estiradas, manteniendo los brazos y manos colgando sin tocar el cuerpo, tal y como se aprecia en esta escultura del siglo IX.

Los ascetas hindúes de ese período -siglos IV - V a.C.) desarrollaron al igual que budistas y jainistas muchos de los principios que son identificados como una parte central del hinduismo.

 Continuaremos en (3) con el fin de ir acercándonos a la evolución del Hatha Yoga y sus posturas hasta nuestros días.


Salgamos de la estrechez mental

Reflexión sobre el pensar sectario

 Sabemos muy bien que muchos son los sistemas de Yoga que hoy en día se practican en todo el mundo. Cada uno de ellos contiene distintas características que son apreciadas por sus practicantes.Sin embargo, hay un hecho incontrovertible que tiene que ver estrictamente con la naturaleza humana. ¿En qué consiste? Pues ni más ni menos que en frases como estas: "Mi yoga es el mejor", "Mis enseñanzas y prácticas son las verdaderas", "tal modelo o estilo de yoga no es válido", " y así hasta la saciedad..

De hecho, se asemeja mucho al extremismo religioso, cuya creeencia no es otra que pensar que el único Dios verdadero es el suyo. Vamos, que caen en el radicalismo más exacerbado.

 Vivimos en una sociedad globalizada y avanzada, la cual respeta la diversidad y en la que existe un continuo trasvase de conocimiento en todos los ámbitos del saber: astrofísica, medicina, economía, filosofía, políiica, industria, tecnología punta, avances en la ciencia..... Es un compartir continuo y una mezcla de culturas y costumbres de extraordinario valor.

 

 

 

Nadie tiene el patrimonio del saber

 En el mundo del yoga, hay quien vive en una especie de parálisis mental, creyendo que todavía se encuentran en la època de las Cruzadas o la Inquisición, manteniendo posturas sectarias que llevan a estos grupos o personas a creer que un patrimonio de la humanidad es monopolio suyo y que únicamente tiene validez su manera de interpretarlo y enseñarlo.

 El conocimiento y sabiduría está presemte para todos, igual que el sol, que calienta la choza de un pobre y el palacio de un maharaja, igual que el agua, la cual no hace distinciones cuando se trata de saciar la sed: no le dice al pudiente, "tu bebe" y no le dice al pobre de solemnidad: "tu no bebas".

Curiosamente, hablan de Conciencia Cósmica, Universalidad, Unidad, Dicha Suprema y tantos términos sinónimos más y resulta que son los más reduccionistas y limitadores que existen, pensando que lo único que hay en el Universo, es la Tierra y su verdad.

Algo así como aquellos que dicen que Dios es Omnipresente, Omnipotente y Omnisciente y sin embargo, limitan su presencia a un reducto limitado como una iglesia. Hindúes, musulmanes, cristianos, budistas, shintoístas, jainistas, y así hasta el infinito, ofrecen en su escaparate de creencias donde está la verdad y la inmortalidad..

Ante la necesidad biológica, psicológica y cultural de creer, nos sometemos a una guerra en nombre de lo sagrado. A las mentes lúcidas que critican estas ideas tribales que residen en nosotros, les criticamos en vez de adentrarnos en los laberintos de nuestra psique y transformarla,

 Saliir cuanto antes de una mente estrecha que reivindica para sí misma y mentes de similares características "el control sobre la verdad, enseñanza y tradición" es urgente e imprescindible, ya que el conocimiento se encuentra a disposición de todos los que desean acercarse a beber de esa fuente inagotable de sabiduría.

Necesario aprender

 Es obvio que para aprender, es necesario acercarse a quien tiene preparación profunda, y sabe transmitir lo estudiado y aprendido, y aquellos que serán sus examinadores más rigurosos - sus alumnos que saben discernir -, entregarán su confianza a quien sabe conducirlos por lal senda de esa maravilla del desentrañar los misterios del ser humano que es el Yoga en toda su ampliitud y no meramente pensar, que con ejecutar algunas acciones físicas es el súmum de la existencia humana.

 El yoga requiere amplitud de miras y no vivir en la cueva de la ignorancia. No es una religión a la que hay que adherirse y esclavizarse, como de hecho ocurre en muchos grupos, organizaciones y seguidores ciegos,

 El yoga es un camino de liberación, no sectario, Quede claro.

 Decía Suami Sivananda: "Muchos son los caminos y una sola la Verdad"

 

 


Reflexiones sobre el buscador/a

No te creas especial

Después de muchos años de moverme por este territorio de la búsqueda "espiritual" o de respuestas a la existencia, lo más asombroso viene a ser, como los innumerables seguidores ciegos aceptan sin más todo tipo de propuestas que le puedan hacer aquellos que ellos llaman "maestros", bien estén en vida, bien sean del pasado, bien busquen respuestas en civilizaciones centenarias o milenarias, o bien indaguen en lo oculto, haciendo una mezcla insalvable y creyéndose tan especiales que el muindo va a ser cambiado por ellos, reformado e incluso destruido.

Fascinados por el autoengaño

 Nuestra mente está fascinada por el autoengaño, carente de discernimiento, temerosa, y el individuo con la necesidad tribal de pertenencia a grupo, secta, movimiento o lo que fuere.

Hablan con una alegría exagerada e ignorante de como son los métodos, quienes son los precursores, cuan especiales son sus fuentes y que maravillosas expectativas tienen de ser felices.

El mundo presente y actual con sus enormes posibilidades y avances en todos lo terrenos, les resulta casi hostil, y su mirada se posa en un pasado que históricamente ha sido explotado por unos pocos y llenos de un grado de analfabetismo brutal, con enfermedades que por otro lado nuestra sociedad ha erradicado, y que en ese pasado, la individualidad y libertad eran inexistentes.

"Apostolado de lo misterioso y oculto"

 Hacen apostolado de "técnicas ocultas" que en su alucinante realidad, creen que van a alcanzar algún tipo de realidad o luz superior y que el "amor" que dan a los demás se va en transformar en un amor hacia ellos.

Interpretan textos y civilizaciones antiguas como si crípticamente contuviesen una realidad que debemos descodificar, ya que lo escondido y oculto en el cristianismo, budismo, hinduismo, tantrismo y tantos "ismos" más, es lo que va a producir la paz, dicha, felicidad e inmortalidad que con tanto ahinco buscan - lo cual está bien, ya que esa es misión del ser humano - pero que está cargada de un deseo irrefrenable que los nubla, los despista y nos les hace entender nada, creando una cruzada en contra del sentido común.

Y así sucesivamente podría extenderme.....pero, para qué seguir!

La importancia del discernimiento en el pensar

 Sólo solicito sentido común, inteligencia, búsqueda real, liberación de la ceguera de  credos  absurdos y una mente crítica y lúcida.

 No podéis ni imaginar, la cantidad de "iluminados" que me hablan de las bondades de su camino y cuan avanzados dicen estar..

Quisiera mayor normalidad en la mente humana y mayor consideración hacia la limitación que nos envuelve, y no dejarnos deslumbrar por aquellos "grandes maestros" a quienes conferimos autoridad, a veces con una entrega total de nuestras vidas sin ningún tipo de cuuestionamiento.

 Después de moverme por prácticamente todo el mundo y de haber conocido a los seres "más destacados" y haber recibido las preguntas más peregrinas y absurdas, diría que estoy en disposición de decir categóricamente, que debemos salir del pozo limitado de nuestras proyecciones mentales y vivir consciente y positivamente lo que los misterios de la vida nos ofrece, indagando por descontado, con suma inteligencia.

 Tenemos necesidad de una conciencia crítica, en una época como la nuestra en la que el territorio del conocimiento está extendido - filosofía, neutociencia, física, astronomía, medicina, genética -  es decir, el extraordinario vakir del saber, el cual debemos aprovechar a fin de desterrar la oscuridad de las creencias ciegas

 


Liberación o Moksha

Fascinación por el hinduismo

Sabemos que el hinduismo con sus innumerables ramificaciones filosóficas ejerce una gran fascinación en nuestras mentes y por esa razón quiero aproximarme a presentar destellos de esta cultura milenaria, no como exposición de una verdad, sino como aproximación a su contenido e idea de lo que propugna.

Cuatro metas de la existencia

En la India tradicional, son cuatro los fines de la existencia humana: artha, kama, dharma y moksha (o mukti), siendo el último de ellos y más importante, al que quiero hacer referencia. Aquel que busca ese estado de "liberación", no ve en su cuerpo un obstáculo sino un instrumento y todas las prácticas ascéticas que pueda realizar son una especia de doma tanto de su cuerpo como de su mente.

Moksha o Liberación

 La idea o noción de moksha o liberación, es común a las tres grandes religiones aparecidas en la India: el hinduismo, el budismo y el jainismo. Para el yogui, el logro de la conciencia que le traslade a lo incondicionado es su causa de vivir, y toma como referencia tres términos con su contenido. que le sirven de mapa en el transcurrir de su búsqueda profunda: samsara, karma y moksha.

Samsara y Karma

 La creencia en la transmigración o reencarnación es uno de los supuestos básicos del pensamiento de la India. Cada uno por lo tanto está encadenado al samsara (rueda de muertes y nacimientos) y es su karma lo que le lleva a renacer. En este sentido, me viene a la mente una frase de Suami Vishnudevananda, cuando solía decir "si no queréis morir, lo que uno tiene que hacer, es no renacer de nuevo".

Karma significa acto, pero también implica las consecuencias de nuestras acciones, lo cual da a entender que cada acto, como todo en este mundo, tiene una causa anterior en el tiempo. Bajo estos supuestos, karma es el efecto de cada acto en aquel que lo realiza, sea en esta vida, en la pasada e incluso en la venidera.

 

 

La conquista de ananda o dicha

 El término liberación tiene obviamente múltiples significados, pero aquí su sentido más profundo es desprenderse de las ataduras del yo que hace mover la rueda del samsara y nos libera del peso del karma; conocer pues y penetrar en lo incondicionado.

Aunque sea una paradoja, pues es una actividad de renuncia voluntaria a lo mundano, destinada a conquistar un estado de no-actividad, un esfuerzo en busca de la quietud para desentrañar el misterio del Espíritu, penetrando en lo mental y corporal, pensar sin pensamientos, inmovilidad meditativa que incesantemente desteje aquello que teje nuestro contenido mental, hasta alcanzar un estado indescriptible de beatitud: ananda.

 

Experiencia del Yo

 Moksha es un Conocer, no en el sentido de saber o de obtener información sobre tal o cual tema, sino en el verdadero significado de realizar la verdad, lo cual quiere decir, hacerla real y efectiva, vivirla, experimentarla y ser ella misma. Así se descubre que es otro el Yo real, conocido por distintos términos: Brahman, Atman, Satchitananda.

 En la línea de los grandes vedantines de la India, situo aquí  al que fué Shankaracharya de Kanchipuram considerado como uno de los más grandes sabios de la India, Sri Chandrasherarendra (1884-1994) a quien tuve el privilegio de conocer.

 El gran filósofo Shankara, el gran exponente de la filosofía advaita o no dual, decía:

"moksha es eterno pues no experimenta cambio alguno... es omnipresente como el aire libre de alteraciones, autoosuficiente y no está compuesto de partes: es Uno... es Brahman (el Ser)