Tags en el tema de "discípulos"RSS icon

Guru y discípulos

por Madhana | 07 de Septiembre de 2013 23:16

Etiquetas: guru discípulos india enseñanzas fe historia

En el deseo que anida en nuestro interior por descubrir y experimentar algo que podamos considerar excepcional, solemos entregarnos, ser seguidores ciegos y aceptar enseñanzas que no comprobamos si son veraces o mero fruto de querer ver las cosas como nos gustaría que fuesen. Siempre es conveniente mantener una mente con capacidad de discernir.

 Como bien decía el poeta inglés William Wordsworth:"Lo que necesitamos, no es la voluntad de creer, sino el deseo de descubrir".

 En una ocasión, un guru, se dirigió al Ganges en Haridwar en el Norte de la India a fin de tomar un baño purificador, y al que iban acompañando numerosos discípulos. Este maestro, como era costumbre en él, llevaba una vasija que solía utilizar para trasnportar agua del río sagrado y situarla en el altar en su ashram.

 Al llegar a orillas del río, se sentó a meditar unos instantes y sus seguidores quedaron a cierta distancia respetando el silencio y quietud de su maestro.

 Al salir de su estado meditativo, el guru excavó un hoyo, introdujo la vasija y apiló un montón de arena encima como señal. Se levantó y se sumergió en el Ganges para tomar su baño purificador.

 Sus discípulos, sin saber la causa del montón de arena y suponiendo que formaba parte de un ritual, hicieron montones similares a lo largo del banco de arena.

 Cuando el maestro terminó su baño, se dirigió a buscar la vasija y en lugar de encontrar un montón de arena, descubrió que toda la orilla estaba cubierta de montones parecidos. Atónito, se dirigió a sus discípulos y les preguntó cual era la razón de todo aquello.

 Al saber que únicamente habían tratado de imitarle, el guru reprendió a sus seguidores al ser tan necios de llevar a cabo acciones ciegamente y sin conocer el propósito de las mismas.

 Aquí, no sería preciso añadir que encontrar la vasija no fué tarea sencilla.

Yoga en la tradición de Suami Sivananda

por Madhana | 31 de Marzo de 2013 23:59

Etiquetas: Suami Sivananda yoga tradición chidananda vishnudevananda india rishikesh ashram ganges krishnananda nadabrahmananda satchidananda discípulos maestros gurus

Dos grandes maestros

Hay dos figuras destacadas en el Yoga moderno que han dejado su legado a discípulos de renombre, los cuales han extendido su conocimiento a miles de seguidores y practicantes.

 Estos dos grandes maestros a los que dedico la atención, no son otros que Suami Sivananda y T. Krishnamacharya, referentes mundiales en el yoga, su filosofía y sus prácticas.

Suami Sivananda

Hoy, quiero  acercarme a la tradición del Yoga de acuerdo a las enseñanzas de Suami Sivananda  y sus discípulos más destacados, quienes con su labor infatigable extendieron y dieron vida a lo que se ha convertido en la actualidad el método de crecimiento y conocimiento personal más extendido en todo el mundo: el Yoga. Con ellos he tenido experiencias y vivencias inolvidables.

 Suami Sivananda, quien en el Sivananda Ashram de Rishikesh, por él fundado,en las laderas de los Himalayas, atrajo a múltiples discípulos que después de permanecer largo tiempo con su Guru, extendieron y dieron lustre al yoga en todo el mundo.

 Dentro de la tradición yóguica de Suami Sivananda, he tenido la fortuna de estar en contacto con muchoso de sus discípulos, - con quienes he vivido momentos memorables - convertidos a lo largo de los años en grandes maestros reconocidos a nivel mundial.

 

Suami Vishnudevananda

 Por mencionar a algunos de los más sobresalientes que ya forman parte de una merecida consideración en la historia del yoga, se encuentran, Suami Vishnu Devananda, uno de los grandes impulsores del Yoga en Occidente y fundador de los Sivananda Yoga Vedanta Centers.

Por no extenderme en exceso, mencionaré a Suami Satchidananda, con sus enseñanzas dofundiendo el Yoga Integral y Suami Nadabramananda, quien tenía capacidades extraordinarias para retener la respiración y ser un maestro de Nada Yoga o yoga del sonido.

 Digno de mención es también Suami Chidananda, sucesor de Suami Sivananda en la Sociedad de la Vida Divina, que pese a su fragilidad física, expuso el yoga y su filosofía de manera magistral.

 

Otros grandes discípulos de Suami Sivananda

No puedo olvidar por otro lado mis conversaciones con el que era considerado un gran gñana yogui, como fué Suami Krishnananda con quien mantuve diálogos de gran valor,  intentando indagar y profundizar en sus enseñanzas.

  Entre otros discípulos destacados  - por sus exposiciones brillantes en la filosofía4 yóguica -  están Suami Venkatesananda, Vimalananda, Brahmananda, Satyananda - gran conocedor y autoridad mundial en tantrismo, fundador de la Bihar School of Yoga, y tengo por otro lado la fortuna de contar con la amistad de su sucesor, Suami Niranjananda.

  Aforunado asimismo de recibir lecciones vedánticas de Suami Chinmayananda, reconocido por sus conocimientos filosóficos y el descubrir la bondad y entrega a los desfavorecidos por parte de Suami Nityananda.

 Como bien se sabe, el yoga está compuesto por múltiples vías, caminos, sistemas, tendencias, filosofías e interpretaciones. Esto viene a cuento a que en una ocasión, he vivido una de las experiencias más enriquecedores en Rishikesh- India.

Debate entre grandes maestros

 En un a convención celebrada en el Sivananda Ashram en la que se daban cita prácticamente todos estos grandes maestros - entre ellos Suami Chidananda (foto) -, se generó un debate acalorado , discutiendo y tratando de aclarar si un tipo de yoga provenía de otro y cuales eran los más destacados por sus características.

Lo que allí ocurrió fué muy esclarecedor para mí. No hubo consenso, sí debate, discusión y desacuerdo.

Si los grandes expertos de esta tradición defendían posturas a veces antagónicas; ¿cómo vamos a ponernos nosotros de acuerdo en describir el yoga como algo único?

En realidad, la respuesta podría ser que se busca la unidad en la diversidad.

  Estos grandes maestros mencionados, son una parte importantísima en la difusión del yoga a nivel mundial y es a ellos a quienes muestro mi reconocimiento por haber podido conocer un tesoro de valor incalculable. YOGA.