Lotus or lilly for blog

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Einstein y su chófer

 Cuentan que después de haber publicado su primer trabajo sobre la teoría de la relatividad, comenzaron a invitarle a distintas universidades a impartir charlas sobre ella. Pusieron a su disposición un chófer que le trasladaba de una universidad a otra y en todas ellas tenía un gran recibimiento; al final de sus presentaciones recibía larguísimos aplausos. Sin embargo, debido a lo novedoso y complicado tema que trataba, una vez finalizada las charlas, no surgían preguntas.

Albert Einstein by Yousuf KarshIban transcurriendo las visitas a las universidades y el chófer que acompañaba continuamente a Einstein y escuchaba sus conferencias en primera fila, de alguna manera ya se sentía cercano a él en el plano de la amistad.

Después de algún tiempo, el chófer se dirige a Einstein diciéndole: "profesor, me gustaría proponerle un trato; yo no entiendo una palabra del contenido de sus conferencias, pero tengo una gran memoria que me permite recordar cada una de sus palabras y sus fórmulas matemáticas; además, pienso que usted estará ya cansado de repetir siempre lo mismo y que nadie le haga pregunta alguna y al estar a su lado ya me he familiarizado con este mundillo.

Ardo en deseos de sentir los aplausos y si usted me lo permite, podríamos cambiar nuestros papeles, yo doy la conferencia, total nadie hace preguntas, mientras usted puede descansar y resolver otros problemas."

 Después de escucharle con atención, Einstein recapacita y verifica que en efecto el chófer puede dar la conferencia sin equivocarse lo más mínimo; así que accede a su petición. El chófer se deja crecer el pelo y se maquilla con el fin de parecerse más a Einstein y teniendo en cuenta  que en la siguiente universidad donde dicta su charla, el estrado queda un tanto alejado, y nadie le reconocería.

 Einstein se viste con el traje oscuro y la gorra del chófer y se sienta en la última fila del auditorio para pasar desapercibido. El chófer en el estrado, ocupando el lugar de Einstein da la conferencia de forma brillante, y al recibir el reconocimiento del público y sus aplausos, siente una sensación de gran gozo, como nunca había experimentado en su vida.

Una vez terminados los largos aplausos, resulta que de la sala surge inesperadamente una pregunta:

 "Profesor Einstein, no he comprendido todo lo que Vd., ha dicho y me gustaría que me explicase con detalle el significado de los términos de la ecuación número 3, que todavía está escrita en el lado izquierdo de la pizarra".

 El chófer le mira fijamente y enseguida le responde:

 " Mi querido profesor, mucho me extraña que usted me haga esa pregunta. Lo que Vd., quiere saber, a estas alturas, en realidad lo sabe cualquier persona; es más, se la puede contestar incluso mi chófer que está ahí sentado en el auditorio."

 

Comparte esta entrada del blog

Facebook Twitter Googleplus


Comentarios 

5 comentarios para este mensaje

27 de Enero de 2010 00:11

Ángeles

Ef0d1f5d4ca8fde748ca6673aa977dc2

Genial! Gracias por las risas! También por los demás artículos, profundos, interesantes... También por los datos bibliográficos, etc. Es una gozada este blog. Gracias.

18 de Febrero de 2010 18:45

madhana

52d69a3dd402622b997e1c0a29f6412b

Gracias Angeles por tu comentario que nos ayuda a seguir publicando.
Me atrevería a decir que incluso si hubiese algún tema específico que os interesara, podríamos intentar desarrollarlo. Saludos

24 de Julio de 2012 02:51

Belen V.

85d19ebbb9a621e28fbf345f17b57d9c

Buenísima:) Si que es sospechoso cuando acabas una explicación y nadie pregunta, ja, ja ... Por favor, Madhana, no nos mandes a tu chofer!! Prometemos preguntar!!!

26 de Octubre de 2012 16:17

vanessa

7ed8a500d78fc8e82b6566659141f3d2

Un buen "chofer" desde luego. Decidido, seguro y capaz de disfrutar del momento pase lo que pase.

17 de Enero de 2013 00:37

vanessa

7ed8a500d78fc8e82b6566659141f3d2

Muchas gracias Madhana por constantemente ayudarnos a entender muestra mente y ayudarnos a que salganos de ella y sus limitaciones.
Gracias por tus maravillosas clases.
Gracias por acompañarnos hacia lo desconocido.
Gracias por estar aquí e intentar ayudar a todos los seres a encontrar el bienestar.
Eres un hombre extraordinaro y no me cansare de decirtelo y proclamarlo a los cuatro vientos

Importante y ardua tarea la tuya.

Un abrazo.

Dejar un comentario