YC INSTITUTE ®

ES | EN

Lotus or lilly for blog

Img banner es

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Amor a los animales

escribiendo sobre la defensa del mundo animal. ¡Basta ya de tanta muerte innecesaria!

   Parece ser que comieza la temporada de caza y los "deportistas" de la muerte salen a hacer sufrir y aniquilar a seres sintientes, seguramente por placer y de manera despiadada aniquilan seres inocentes. ¿Cómo es posible que una sociedad "civilizada" acepte la tortura, la muerte y la falta de compasión en el nombre de no se que necesidad de mantener el equilibrio .natural.

 Acaso no puede haber una educación que estimule el amor y no el horror? Se necesitan cultivar materias diferentes en todas las direcciones, hombres, mujeres, animales, naturaleza......

 Compasión, amor, ternura, delicadeza, defensa .... y así de manera inacabada. ¡Quiero decir con absoluta firmeza, ¡¡¡¡¡¡ Basta ya !!!!!!!!!

Intelectuales en contra de la tortura animal

 Me hago eco de un  artículo del magnífico escritor Antonio Muñoz Molina en el que glosa un sobresaliente libro del filósofo Jesús Mosterín sobre la defensa de la vida de los toros y de la crueldad a la que los animales son sometidos.

Hay que considerar que en España, casi todos los debates son argumentaciones doctrinales a favor o en contra de algo, por eso es tan importante y saludable todo lo que sea educativo y que tienda a desterrar el martirio al que los animales indefensos son sometidos de forma tan escandalosa.

 Ya Jovellanos reflexionaba hace más de dos siglos sobre la necesidad de aliviar la barbarie y la ignorancia suprimiendo las diversiones públicas más brutales y más sanguinarias.

Ética, amor, respeto y sensibilidad humana

 En su libro "A favor de los toros", Jesús Mosterín hace una defensa apasionada contra la crueldad inútil de tantas tradiciones españolas pero también un informe documentado y preciso sobre la fisiología del sufrimiento en la que todos los mamíferos superiores nos parecemos tanto.

 Crueldad, proviene del término latino cruor, que significa "sangre derramada".  El espectáculo de la sangre derramada en público y por diversión, Jesús Mosterín hace una enumeración desoladora de los espectáculos de crueldad en distintas épocas y lugares, que van desde decapitaciones, ahorcamientos, quema de herejes, así como el suplicio de los animales: las peleas de perros contra osos o toros, la quema a fuego lento de gatos sospechosos de brujería, la quema o desollamiento de las plantas de los pies a osos para hacer que pareciese que bailaban.....

 Suele hacerse burla de aquellos que poseen sensibilidad ante el sufrimiento de los animales pero es hora de preguntarnos, porqué la humanidad consiente que se les someta a tortura por diversión.

Dr. Rodriguez Delgado, autoridad mundial en la neurociencia del placer y dolor

  Los toros son animales craniados (provistos de un cerebro desarrollado protegido por un cránero).

Mi buen amigo y colaborador de nuestros Centros durante años, el Profesor Rodriguez Delgado, - desafortunadamente ya nos ha dejado en este mundo -, desarrolló importantes investigaciones que le llevó a descubrir los centros de placer y dolor en el cerebro, y esta hipótesis la comprobó también en toros.

Debo decir que el Dr. Rodriguez Delgado con sus descubrimientos en el campo de la neurobiología y neurofisiología, ha contribuido al avance de las neurociencias, convirtiéndose en una autoridad mundial en el campo científico.

¿Tenemos o no un gran parentesco con estos seres vivos confirmado por el desciiframiento de los genomas?

 Del libro de Jesús Mosterín entre las muchas cosas que podemos aprender, está la falacia del toro bravo: los toros, como todos los mamíferos herbívoros, han desarrollado como estrategia evolutiva de supervivencia no la agresión, sino la huida. Embisten no por instinto, sino por aturdimiento y por pánico, y por el dolor terrible que les produce el hierro de la vara de picar y de las banderillas.

Peter Singer, seguirlo y leerlo

 Necesitamos una ola civilizadora que destierre la violencia, las guerras, el dolor en y al ser humano y que traiga consigo la vindicación de la igualdad y respeto en la sociedad y la abolición de los espectáculos sanguinarios hacia todo tipo de animales en cientos de pueblos españoles, que en nombre de la tradición, se hace gala de un atroz martirio, donde el regocijo ante la crueldad no tiene límites.

 Gracias entre otros a Peter Singer, en su magnífica obra "Liberación animal" y otras muchas, gran defensor de los animales, profesor de enorme prestigio, vegetariano y digno de encomio por su gigantesco esfuerzo por desarrollar una vida ética y moral en favor de esos seres que casi nunca consideramos.

Gracias Jesús Mosterín por tu ética, consideración y por compartir tu conocimiento en favor de una sociedad más justa.

Comparte esta entrada del blog

Facebook Twitter Googleplus


Comentarios 

3 comentarios para este mensaje

15 de Enero de 2011 18:06

Ángeles

Ef0d1f5d4ca8fde748ca6673aa977dc2

Desconozco el momento histórico y el por qué del surgimiento de esta tradición, tampoco he leído a Jesús Mosterín pero me pregunto si el origen no habrá sido el miedo. Ante el miedo reproducimos comportamientos, en ocasiones por imitación (tradiciones), que de algún modo nos ayudan a sentir mayor seguridad.
Pensando en el momento actual, creo que nuestra indiferencia conduce a la insensibilidad y ésta, llevada al extremo, puede dar lugar a la inconsciencia de herirnos, hiriendo a los demás seres vivos. No sé, me parece que como sociedad civilizada no nos sentimos parte dependiente de la Tierra y la estamos deteriorando entre tod@s, cada un@ a nuestra manera y en nuestra propia medida.
Ojalá hubiese muchos seres humanos pensadores, intelectuales, educadores, líderes, etc., que activan, insisten, subrayan… En definitiva, que nos ayudan a comprender, a sentir, a despertar, incluso simplemente a imitar un modo de vivir con mayor armonía, procurando constantemente el mejor diálogo con el momento evolutivo y con el planeta que habitamos.

16 de Octubre de 2012 01:48

vanessa

7ed8a500d78fc8e82b6566659141f3d2

¡Digo yo también! con lo divertido, emocionante que es contemplar sin dañar.
Me viene a la mente Unamuno describiendo el campo charro salmantino las encinas proyectado su sombra y los toros paciendo calmadamente la fresca hierba.

19 de Octubre de 2012 00:14

Belén

85d19ebbb9a621e28fbf345f17b57d9c

Si algún cazador se cree de verdad que está demostrándole algo a sí mismo o a los demás matando por matar, debería probar a enfrentarse a sus piezas en igualdad de condiciones. Que el animal vaya armado o que el valiente cazador se valga solamente de lo que la naturaleza le ha concedido... Y luego que nos lo cuente

Dejar un comentario