Breve Historia del Hatha Yoga (4)

por Madhana | 18 de Febrero de 2016 18:17

Etiquetas:


continuación del (3)

Enfoque terapéutico de las asanas

Entendemos que en los textos tempranos de Hatha Yoga, la asana era enfocada hacia la meditación y el control de la respiración, mientras que en otros manuscritos como por ejemplo en el Vivekamarta, se habla de los efectos de las asanas  como elemento que ayuda a eliminar distintas enfermedades, lo cual también podemos observas en el clásico Hatha Yoga Pradipika, y con influencia de la medicina ayurvédica.

Asimismo, otras prácticas físicas como los mudras - métodos para manipular las energías vitales del cuerpo - y, por otro lado, complejas técnicas de inhalación y exhalación, se le atribuían beneficios terapéuticos, aun cuando posteriormente su función era despertar la energía en estado latente o kundalini.

Posturas físicas bajo el nombre genérico de asana

A lo largo del tiempo, todas las prácticas  que incluían posturas físicas se fueron reuniendo bajo el nombre genérico de asana. Así por ejemplo, mencionado por el Buddha y que aparece en un manual de Hatha Yoga del siglo XVIII - Yog Pradipika - una postura ascética, el yogui colgado boca abajo, "tapkarasana",  y también la postura del cadáver - savasana -, la cual se encuentra en el shastra - escritura, texto -, Dattatreya Yogi, con el término sankata o método secreto de laya yoga, el yoga meditacional de la disolución, y que se convierte dos siglos más tarde en el Hatha Yoga Pradipika, como asana para eliminar la fatiga y calmar la mente.

Las asanas tienen su razón de ser

El proceso de incluir todas las posturas físicas bajo ese "rio"  constante del yoga, continúa hasta nuestros días.

Las posturas de pie que distinguen el yoga moderno transnacional de sus sistemas o métodos primeros, como bien sabemos, nos referimos a ellas como asanas, dotándoles de un nombre sánscrito que no se encuentran en textos pre-modernos, tales como Trikonasa o triángulo, o Adho Mukha Svanasa - perro boca abajo -. y el Hatha Yoga contemporáneo ha convertido a una postura invertida, un mudra denominado viparita karani - tal y como la muestra B.K.S. Iyengar, en este caso con soporte -,  en sirshana o postura sobre la cabeza, y cuyo propósito era mantener la fuerza de la gravedad sobre la parte superior del cuerpo.

 

 

 

Finalidad de las asanas tradicionales.

A medida que los textos y descripciones que estos contenían se hacía más extensos, comenzaron a incluir una información más detallada - a veces no exenta de esoterismo -, sobre beneficios terapéuticos, como previamente hemos mencionado, como ejemplo el Hatha Yoga Pradipika, que por cierto, recomiendo su estudio en profundidad, lo cual se hace en los Cursos de Formación que impartimos.

Las asanas tradicionales de Yoga, comprenden fundamentalmente cuatro fines o metas posibles:

a) Proporcionar una postura firme y al mismo tiempo confortable para meditar

b) Cultivar un poder ascético, esfuerzo, disciplina, calor, purificación o tapas

c) Controlar o sublimar las energías vitales, entre otras, la respiración, el prana, bindu, semen y en las mujeres rajas o el fluido sexual y asimismo despertar la kundalini.

d) Finalmente, mantenimiento de los vehículos psicofísicos y beneficios terapéuticos.

Estas metas se pueden apreciar en mayor o menor medida en las descripciones de las asanas que encontramos en el canon de Hatha Yoga.

Continua en número (5)

Comparte esta entrada del blog

Facebook Twitter Googleplus

Comentarios 

Rss Suscribirse a los comentarios de este mensaje

Dejar un comentario