ES | EN

Lotus or lilly for blog

Blog

Disfruta de nuestros artículos y compártelos con tus amigos

Narayani, una travesía por el yoga auténtico

A principios de este 2018, tuvimos la suerte de tener en Yoga Center Madrid a Narayani, una verdadera yoguini. Os hablo desde mi humilde experiencia, ya que aquella fue la primera vez que la vi en persona y que la conocí; fue la primera vez que sentí lo que significa “Bhakti yoga”, que viví en primera persona el yoga auténtico, las raíces, la tradición combinada con la modernidad, todo en una entrañable mujer de sonrisa incesante.

Recuerdo como si fuera ayer que estábamos sentados en aquella sala de luz tenue, con la preciosa imagen de Swami Vishnu Devananda presidiendo la sala, al lado de unas cálidas velas, cada uno de nosotros en su charla particular con los compañeros o consigo mismo, como pequeños oasis a la espera de la dulce lluvia. Y, entonces, se hizo el silencio: Narayani había llegado. No la habíamos visto, pero su presencia inundó la sala de un modo extraordinario, como una ola inesperada cuya presencia desata un suspiro de dicha. Narayani observó su entorno, nos miró a cada uno con una afable curiosidad, con una sonrisa que automáticamente nos dibujaba a nosotros el mismo gesto en nuestros labios y en nuestro corazón: una sonrisa que permanecería constante durante los tres días del taller.

Resulta complicado expresar en palabras la inenarrable sensación de paz, bienestar, amor, cariño y conexión que desató la presencia de esta gran maestra entre todos los allí presentes. Personalmente os recomiendo probar al menos una clase con ella, para sentir esa tierna armonía, esa suave calma, ese dulce sosiego combinados con una exigencia en la práctica que os lleva a descubrir nuevos horizontes en vuestra práctica, que os aporta una perspectiva nueva y tradicional, moderna pero que bebe de las raíces del auténtico yoga.

Tanto si sois profesores como si sois practicantes, los talleres y seminarios con Narayani transportarán vuestra práctica a un universo de infinitas posibilidades. Experimentaréis con vuestro cuerpo, con vuestra mente y con vuestra alma; descubriréis nuevas facetas del yoga, de la práctica, del sentir y el ser. Narayani no le habla solo al cuerpo, a lo físico, sino que también se dirige al espíritu, a la mente, a nuestro sí-mismo. La práctica física se combina con multitud de sensaciones, apelando a nuestros cinco sentidos y a la atención plena y constante en el aquí y ahora. Porque el objetivo es buscar un equilibrio que supere las barreras físicas y vaya a nuestro yo más sutil. Narayani nos guía con profundo amor por un sendero de autodescubrimiento en el que otro de los más bellos elementos es el canto: cuando ella entona los Kirtan, nos traslada a un estado de meditación común, en la que todas nuestras voces vibran al unísono, estremeciendo nuestros cuerpos, que también cantan junto a su voz. Todo nuestro ser canta, se embriaga, se funde con el yoga mismo.

Es, pues, una práctica holística que apela a todos los niveles: corporal, mental, espiritual, sensorial, sutil... Una oportunidad de sentir y vivir lo que es el yoga, de trazar un camino común en nuestra práctica del yoga. Un regalo para practicantes y profesores por igual, donde los límites no existen: solo existe la práctica y el disfrute, la experimentación y el juego. Y, sobre todo, el aprendizaje constante. Eso fue lo que yo viví en enero; eso es lo que os invito a probar.

Comparte esta entrada del blog

Facebook Twitter Googleplus


Comentarios 

0 comentarios para este mensaje

Dejar un comentario